Cada año mueren 3.000 personas congeladas en Reino Unido

Ya hay familias en Reino Unido que tienen que elegir entre pagar la calefacción o comer

Se estima que cada año en Reino Unido mueren 3.000 personas por congelación por la llamada 'pobreza de combustible'. Los que más sufren son las personas de la tercera edad. Según informa The Independent, varias investigaciones del mes pasado concluyeron que aproximadamente dos millones de mayores tienen tanto frío en sus casas, que se van a dormir aún sin estar cansados por ahorrar. Dos de cada cinco según estos resultados, admiten que apagan la calefacción por completo aún cuando tienen frío.

El obrero de 77 años Owen Ellis, declaró en The Independent que él tiene suerte porque su casa “está bien aislada”. Ellis cree que la “actitud del gobierno parece ser que si le quitan dinero a los mayores y se mueren, se quitarán un peso económico de encima”.

El diario The Independent denuncia las primas millonarias de las empresas energéticas mientras que más 5,5 millones de hogares en Reino Unido están sufriendo la escasez de combustible y muchas familias se ven obligadas a elegir entre la calefacción o comer. Mientras tanto, los seis grandes proveedores de energía aumentaron sus márgenes de ganancia un 733 por ciento en sólo tres meses el año pasado.

La situación podría encrudecerse todavía más ante la subida del precio del gas que ha causado la ola de frío y la excesiva demanda en este invierno. Ahora mismo, con el incremento de los precios del gas en los últimos días, las empresas energéticas han multiplicado sus beneficios pasando de cobrar 17 euros por hogar a 148 euros al mes

La prensa británica denuncia la situación y exige que se encuentre una solución

El periódico británico The Independent publicó este viernes un artículo en su portada en el que se suma a una campaña para exigir a las empresas energéticas que bajen los precios de la electricidad y la calefacción.

El movimiento “Frenad el apretón de las seis grandes” pide que el gobierno obligue a las seis principales empresas energéticas a compartir sus ganancias con los más necesitados. The Independent afirma con contundencia que “el fin es simple: hacer que las necesidades básicas de energía sean asequibles para todo el mundo”.

El precio del combustible, según The Independent, se ha multiplicado por dos en los últimos seis años. En 2006 rondaban los 714 euros al año y ahora se sitúa en los 1.429 euros. Estos costes sumados a los de la electricidad, suponen el 10% del sueldo medio de los británicos.

La página británica uSwitch que compara los precios de combustible entre una empresa y otra, calcula que los británicos empezarán a racionar la calefacción cuando llegue a los 1.500 euros al año. Según estas estimaciones, tres de cada cinco hogares no podrán calentar su casa suficientemente y más de un tercio tendrá que prescindir directamente de la calefacción.