Se iría el gerente de la entidad, Benigno Vélez, hombre de Amado Boudou, tras las denuncias contra el vicepresidente por su presunto vínculo con la firma que imprimiría los billetes.
Fuertes versiones de renuncia en el Central
Escándalo. Boudou no emitió palabra sobre la denuncia.

No hay confirmación oficial, pero fuertes trascendidos dan por hecho que el último viernes, y por pedido de la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, habría presentado su renuncia el gerente general de la entidad, Benigno Vélez.
Vélez, de estrecha vinculación con el vicepresidente Amado Boudou, se habría visto obligado a dar un paso al costado luego del escándalo Ciccone.
Concretamente, Vélez habría sido quien dio el aval técnico para que Ciccone Calcográfica –que estaría ligada al vicepresidente– imprima los billetes del Central con un contrato de 50 millones de dólares.
La dimisión de Vélez sería oficializada recién mañana, tras los feriados del Carnaval. Luego, Marcó del Pont junto al ministro de Economía, Hernán Lorenzino, viajarán para participar el jueves y viernes de una reunión preparatoria de la cumbre de jefes de Estado del Grupo de los 20, en México.
En lugar de Vélez, la presidenta del Central nombraría al economista Matías Kulfas.
Si la renuncia se concreta, Vélez sería la primera víctima del escándalo que involucra al vicepresidente con la imprenta ex Ciccone Calcográfica, caso sobre el cual ni Boudou ni ningún funcionario del Gobierno emitió una sola palabra.
La imprenta, ahora llamada Compañía de Valores Sudamericana, buscaba ser habilitada por la entidad monetaria para imprimir billetes de 100 pesos.
La firma The Old Fund, que levantó la quiebra de la ex Ciccone, es manejada por un amigo de Boudou, Alejandro Vandenbroele, inscripto ante la Afip como monotributista. The Old Fund habría contado con favores oficiales para hacerse con la compañía, que cuenta con una infraestructura capaz de imprimir billetes y fue recomendada por la Casa de la Moneda, también manejada por gente de Boudou.
La esposa de Vandenbroele, Laura Muñoz, declaró en su juicio de divorcio que su marido es “testaferro de Boudou”. José María Núñez Carmona, socio de Boudou en dos empresas, visitó hace seis meses a los acreedores de la ex Ciccone para levantar la quiebra.
El fiscal federal Carlos Rívolo investiga si Boudou cometió algún delito y gestionó que Vandenbroele se hiciera con la ex Ciccone y el contrato con el BCRA, aún sin firmar.
Vélez llegó al BCRA en febrero de 2010, cuando Marcó del Pont fue nombrada presidenta en reemplazo de Martín Redrado, en medio de la disputa entre este y el Gobierno por el pago de deuda con reservas. Desde entonces, Vélez se convirtió en el hombre de Boudou en la entidad monetaria. Pero el vínculo viene de antes. Vélez había sido quien llevó a Boudou a trabajar a la Anses, desde donde este hizo carrera y saltó al Ministerio de Economía. Ambos estudiaron economía en la Ucema.
En la Anses, Vélez fue el contacto con el que funcionarios cordobeses lograron firmar el último acuerdo por el que el organismo previsional financiaba parte del déficit de la Caja de Jubilaciones de Córdoba. Anses dejó de cumplir ese convenio hace más de un año.