Le rompieron la mandíbula, robaron la bicicleta y luego la consola.

Cuando en verano de 2011 se produjeron los disturbios de Londres uno de los sucesos que dio la vuelta al mundo fue la brutal agresión a un estudiante de origen malayo, Ashraf Rossli, de 17 años, al que robaron la bicicleta y rompieron la mandíbula. Posteriormente, un grupo se acercó a él y, mientras pretendían ayudarle, le desvalijaron, robándole, entre otras pertenencias, una consola PSP. Toda la secuencia fue grabada y publicada en YouTube. Ahora, la justicia británica ha declarado culpable al agresor.

El agresor que le rompió la mandíbula y robó la bicicleta, Beau Isagba, de 20 años, ha sido condenado a pena de prisión. Por su parte, Sony ha regalado una consola PSP a Rossli y Namco Bandai le ha mandado un surtido de videojuegos.

El juez del caso contra Isagba, Witold Pawlack, afirma que "va a afrontar una larga sentencia de prisión", aunque la sentencia no se hará pública hasta el 9 de marzo, momento en el que se determinará cuánto tiempo estará en la cárcel. Por el momento, y puesto que la condena es firme, se le ha negado la posibilidad de pagar una fianza y ya está en prisión.

Los responsables del robo de la consola PSP están todavía pendientes de juicio, pero fueron identificados y serán procesados por la justicia británica.