Cámaras digitales: ¿Desaparecerán gracias a los smartphon

En un mundo en el que la tecnología avanza de una manera voraz muchos dispositivos empiezan a desaparecer. No de un día para el otro, claro está, pero sus ventas empiezan a bajar de manera notable sus ventas, muchas compañías dejan de fabricar X o Y dispositivo y solo quedan dando vuelta grandes competidores que vienen en el mercado hace décadas y ya tienen una base de clientes que acuden siempre a ellos.

Hace unos pocos años los teléfonos celulares eran dispositivos feos, sin estética y que solo los tenían personas con grandes ingresos económicos. Con el tiempo empezaron a aparecer algunos mucho más asequibles que hicieron que esta tecnología se metiera en la sociedad y, hoy, prácticamente todos tienen uno -incluso algunos más de uno-. Con esa evolución se pasó de los viejos teléfonos con el Nokia 1100 a la cabeza como insignia de otra generación a el iPhone como insignia de la otra. De los comunes celulares a los teléfonos inteligentes a través de los que se puede realizar las tareas básicas de un ordenador de escritorio. Con la llegada de los smartphones llegaron las cámaras digitales en teléfonos y, gracias a que la tecnología continúa avanzando y los sensores pueden cada vez ocupar menos lugar, la calidad es cada vez mejor.

Lógicamente, esos sensores (por ahora al menos), no se pueden comparar con cámaras profesionales que son utilizadas por fotógrafos pero sí se pueden comparar con las cámaras digitales de apunta y dispara. Hoy se pueden ver imágenes capturadas con el iPhone 4S con una resolución y una calidad que antes sólo se podía obtener a través de una cámara digital. Hoy esa cámara está en nuestro bolsillo y permite, además, hablar por teléfono.

¿Desaparecerá por completo? No tengo la bola mágica, pero lo que sucede en estos casos es que desaparecen muchas marcas que dejan de ganar dinero por no producir dispositivos que hagan la diferencia y que la gente realmente quiera y se mantienen otras que ya tienen un nombre y sus gadgets se venden solos. Los beneficios de comprar una cámara digital compacta anteriormente eran notables. Se había dejado de necesitar rollo, no había que revelar las películas y se podían tomar cientos de capturas. Hoy todo eso se puede hacer con un teléfono que, además, no molesta a la hora de transportar y, también, permite hacer muchísimas otras cosas -desde revisar mails hasta jugar a juegos de avanzada tecnología-. Todo esto sin contar que con los smartphones estamos todo el tiempo conectados a la red y no tenemos que andar bajándolas todo el tiempo. Simplemente la enviamos a nuestro mail, red social o donde queramos y problema terminado.

Un claro ejemplo de lo que digo más arriba es Kodak. Todos conocemos a Kodak como una de las empresas de cámaras más famosas del mundo. De hecho muchas de las viejas a rollo que hay perdidas en los cajones en desuso hace años son de esa compañía. Hace cuestión de días -el 9 de este mes para ser exacto- la empresa anunció que dejaría de producir cámaras digitales, entre otras cosas, para dedicarse solamente en productos para impresión de fotografía e impresoras de inyección de tinta.

Después de los teléfonos inteligentes llegaron las tabletas que, si bien todavía no hay ninguna que se destaque por tomar fotografías con buenísima calidad, pensar que no aparecerán es simplemente no querer ver el futuro. Es lógico que se lanzará un modelo que capture igual que una cámara compacta o mejor y, al menos por lo que demuestran los números, las tablets llegaron para quedarse.

Un estudio realizado por la gente de IHS iSuppli predijo a fines del 2011 que los smartphones seguirán teniendo una tasa anual de crecimiento de un 28,5% hasta el año 2015. Por otra parte, el mercado de las tablets tendrá una tasa anual de crecimiento del 72,1% hasta el año 2015, 2,5 veces más rápido que el de los smartphones.

No es extraño que por este motivo en Flickr la cámara más usada sea la del iPhone 4. La cámara más importante en la red social de fotografías más importante de todo el mundo es la de un teléfono inteligente. No es un dato menor. Este dato puede ser chequeado por cualquiera en cualquier momento.

¿Cuándo? Nadie sabe con exactitud, pero a medida que los teléfonos inteligentes vayan evolucionando, las cámaras compactas comenzarán a desaparecer. Este proceso ya comenzó y se impulsará todavía más.