La actriz de Harry Potter asegura que sabe limpiar, cocinar y poner una lavadora como cualquier otra chica normal.

A pesar de su fortuna superior a los $60 millones de dólares, Emma Watson no quiere ser muy diferente a cualquier otra chica de su edad, y por eso se ha empeñado en aprender las cosas rutinarias de la casa como un ama de casa más.

Para Emma, la idea del éxito no es precisamente hacer pases de moda y salir en películas, sino saber manejarse con las cosas rutinarias de la vida. De lo contrario "se volvería loca", según comenta ella misma.

En concreto, Emma dijo a Daily Mail: "Después del triunfo con Harry Potter fue todo una burbuja tan grande que me costó volver a conectar con las cosas corrientes de la vida. Ha sido un reto, pero lo he conseguido. Y de alguna manera me siento conectada a la gente normal al hacer estas cosas".

Como ven, toda una chica práctica y humilde muy alejada de la imagen que se tiene de las estrellas hoy en día. Quizá es eso lo que hace tan grande a Emma Watson, una de las promesas del futuro.


Emma Watson sabe ser toda una ama de su casa