Reabren la calle Mitre, a más de siete años de Cromagnon


El gobierno porteño encabeza el operativo para liberar la arteria, lindante a la estación de trenes donde el miércoles ocurrió una tragedia; los familiares, divididos


Gracias Macri, reabren la calle Mitre


El gobierno porteño ya está trabajando en Once para reabrir la calle Bartolomé Mitre, entre Jean Jaurés y Ecuador, lindante a la estación de trenes, que estaba cerrada desde la tragedia en el boliche Cromagnon.

Mientras el gobierno de la Ciudad aseguró que el santuario levantado para recordar a los jóvenes muertos en 2004 no será destruido, los familiares de las víctimas se dividieron entre quienes están a favor y en contra de la medida.

El miércoles pasado, la clausura de la arteria dificultó la circulación de las ambulancias y de los vehículos de emergencias que trabajaron en el operativo de auxilio de los pasajeros que viajaban en el ferrocarril Sarmiento que chocó y que causó la muerte de 50 personas.

"El objetivo es que la semana que viene se reabra la calle", afirmó el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Diego Santilli, quien encabeza las obras.

"Me parece perfecto que se abra una calle alternativa. Esto tendría que haberse hecho con el tiempo necesario y no ante una tragedia", afirmó Nilda Gómez, madre de Mariano Benitez, uno de los fallecidos en 2004, que se presentó para ver el trabajo que realiza el gobierno porteño. "Pedimos que no se avasalle sobre la memoria, porque sino parece que [la tragedia de] Cromagnon no pasó", expresó la mujer, que dijo que la reapertura de la calle fue aprobada por la mayoría de los padres de las víctimas de Cromagnon.

"¡Nuestras familias están hechas pedazos!", gritó otra mujer frente a las cámaras de televisión, protestando por la decisión de reabrir Bartolomé Mitre. Notablemente angustiada, con la voz quebrada, expresó: "¿Cuantas cosas pasaron pero a nadie le interesa? A nadie le interesa. Nos destrozaron y nos siguen matando".

Mónica Schill, mamá de Marianela Rojas, también criticó la apertura de la calle. "Ojalá nuestros hijos hubieran tenido la atención que tuvieron los accidentados en el tren. A nuestros hijos los entregaron podridos".

Santilli aseguró que "se va a respetar el santuario" que levantaron los familiares de las víctimas de Cromagnon. La metodología de reapertura implicará la disposición de un "by-pass" en la calle Mitre para permitir el tránsito de vehículos, pero sin alterar nada de los recuerdos y homenajes a los fallecidos en el incendio de 2004.

El operativo está siendo coordinado por funcionarios de la Ciudad, con la colaboración efectivos de la Policía Federal.

La polémica por la clausura de la calle volvió a tomar calor público luego del trágico incidente en la estación Once. Los vehículos de emergencia que se trasladaban por Mitre, debieron desviarse siete cuadras para llegar a la estación: Mitre, Jean Juarés, Urquiza, Yrigoyen y Av. Pueyrredón.

Nilda Gómez admitió sentirse dolida por lo que ocurrió en la estación de trenes. "Siento mucho dolor porque puede ser que se haya complicado el rescate porque la calle estaba cerrada, pero el gobierno tuvo siete años para hacerlo. Es un problema entre las dos jurisdicciones", expresó. "La culpa está en otro lado"

"Llevamos siete años de una calle cerrada, tenemos que darle transitibilidad a los vecinos y evitar cualquier riesgo de perder otra vida por demoras", expresó Santilli, quien señaló que los trabajos que comenzaron hoy fueron coordinados entre la subsecretaria de Derechos Humanos de la Ciudad, los familiares de las víctimas y la Defensoría del Pueblo. "Tenemos que respetar a las víctimas y su lugar", indicó.

Ayer, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, recordó el fallo de la Justicia que ordenaba la reapertura de Bartolomé Mitre, en referencia a la sentencia del Tribunal Oral N° 24. "Estamos trabajando en ese sentido", había manifestado el líder de Pro.