Comienzo de clases complicado


Los docentes de al menos cinco provincias concretarán mañana medidas de fuerza con paros por 24, 48 y hasta 72 horas –según los gremios y las jurisdicciones– en rechazo a las ofertas de aumento que hasta ahora ofrecieron los gobiernos locales en las paritarias que, pese a las trabas, continúan en marcha. Así, tanto en la provincia de Buenos Aires como en Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Entre Ríos el ciclo lectivo comenzará en forma irregular mañana. La mayoría de los docentes porteños, en cambio, sí concurrirán a sus puestos de trabajo, tras acordar un incremento salarial. A nivel nacional, la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) y la Unión de Docentes Argentinos (UDA) anunciaron un paro nacional para el próximo martes 6 de marzo. Los gremios asignan responsabilidades a los gobiernos por “las demoras en el llamado a paritarias”, y por las “insuficientes ofertas salariales”, aunque remarcan que aún “hay predisposición al diálogo”.

En la provincia de Buenos Aires, todos los gremios recién comenzarán a dar clases el viernes. Suteba, el gremio de base bonaerense de Ctera, anunció un paro para mañana y pasado, mientras que la FEB y Udocba extenderán sus medidas hasta el jueves. El escenario no es propicio para la negociación, por lo que la cartera educativa bonaerense le confirmó a este diario que no convocarán a los gremios hasta tanto no se normalice el calendario escolar: la paritaria podría reanudarse el viernes. Desde la cartera de Educación bonaerense aseguraron que están trabajando para presentar una “oferta superadora”, tras haber propuesto elevar el salario mínimo docente de 2400 a 2800 pesos en marzo, y a 2900 en julio, montos rechazados por los maestros, que piden un mínimo de 3100 pesos.

“Tienen que terminar con las sumas en negro, proponer una recuperación del salario básico, e incluir en la discusión la quita de los topes de las asignaciones familiares”, dijo el titular de Suteba, Roberto Baradel, en diálogo con Página/12: “Hace cuatro meses venimos reclamando paritarias. Ya es responsabilidad del gobierno que no hayamos acordado. Las medidas (de fuerza) podrían haberse evitado”, dijo. La gobernación bonaerense mantiene contactos informales con los diversos sindicatos, busca llegar a la próxima reunión con una definición consensuada de antemano. Junto con UDA, AMET (técnicos) y Sadop (privados), Suteba anunció un paro de 96 horas que se desdoblará entre mañana y pasado, y en dos días de la semana que viene. No obstante, la última tanda podría suspenderse si los acuerdos salariales llegaran a tiempo.

Los docentes cordobeses nucleados en UEPC tampoco iniciarán sus clases mañana y realizarán un paro por 24 horas en rechazo a la oferta de un 25 por ciento de aumento que realizó el gobierno de la provincia. La propuesta, sin embargo, será repensada el jueves y el viernes en asambleas de delegados. En Santa Fe, la Asociación del Magisterio resolvió rechazar la oferta de un 21 por ciento de incremento, desdoblado en un 14 por ciento en febrero y el 7 restante en junio, y decidió además realizar paros por 48 horas durante tres semanas consecutivas.

En Mendoza los maestros tampoco aceptaron la oferta oficial y anunciaron un paro por 24 horas. Pese a la conciliación obligatoria dictada por la Subsecretaría de Trabajo de la provincia, que instaba a las partes a abandonar el conflicto, los docentes se concentrarán mañana, a las 11, y marcharán a la Casa de Gobierno en rechazo a la oferta de 2840 pesos de salario inicial para los maestros mendocinos. En Entre Ríos también habrá huelgas docentes mañana, en tanto que las clases podrían ser suspendidas también en Chaco y en Jujuy.