Respuesta británica al bloqueo naval argentino:
Se declararon "frustrados e indignados"


El secretario de Estado Exterior, Jeremy Browne, calificó de "triste y frustrante" la prohibición del ingreso a Ushuaia de dos barcos con banderas británicas; opositores exigieron que se presente una queja formal ante Argentina


Los Británicos se sienten 'frustrados e indignados'



El Reino Unido calificó hoy de "triste" y "frustrante" que la Argentina negara el lunes la entrada en el puerto de Ushuaia a dos cruceros británicos procedentes de las islas Malvinas.

El secretario de Estado de Exteriores, Jeremy Browne, dijo hoy en el Parlamento que es "una fuente de tristeza y frustración" que un "grupo de británicos que están de vacaciones y quieren tener una relación con Argentina a nivel personal no puedan hacerlo".

En un debate en el Parlamento de Westminster, Browne señaló: "inscribimos la relación con Argentina en un espíritu de amistad, y es triste para nosotros que ellos no siempre hagan lo mismo".
Por su parte, el diputado laborista John Spellar hizo una advertencia al Primer ministro británico, David Cameron, para que presente una queja formal a Buenos Aires y la Organización Marítima Internacional sobre lo que calificó como un acto "completamente injustificado".

Spellar, portavoz de Exteriores de los laboristas ingleses, dijo que los británicos están "indignados" por la decisión de las autoridades portuarias de la ciudad austral argentina de no permitir la entrada a los cruceros de la empresa Carnival: Adonia y Star Princess.

Argentina había negado el paso a dos cruceros de Carnival Corporation, de origen inglés, en medio de la tensión y el reclamo a Gran Bretaña para que negocie la soberanía de las islas Malvinas.

Los buques Star Princess y Adonia no recibieron autorización para atracar en Ushuaia luego de que hicieran escala en las islas y antes de dirigirse a Chile.

La decisión fue tomada por la propia gobernadora de Tierra del Fuego, la kirchnerista Fabiana Ríos, luego de la declaración emitida por legisladores nacionales en su provincia, en reclamo por la soberanía. Lo hizo en aplicación de una ley fueguina que reclama la soberanía de las islas Malvinas y con el conocimiento de la cancillería argentina.

El vicegobernador de Tierra del Fuego, Roberto Crocianelli, aseguró que la decisión de prohibir el ingreso del crucero, cuyo armador es inglés, fue tomada en cumplimiento de la ley provincial 852, aprobada en agosto pasado. "Somos la única provincia argentina que tiene parte de su territorio ocupado, sobre el cual no podemos ejercer nuestra soberanía", explicó a LA NACION Crocianelli.

La ley provincial 852, que nunca había sido aplicada hasta el lunes, es conocida también como la "ley Gaucho Rivero", y prohíbe la permanencia, abastecimiento u operaciones de logística en territorio provincial de buques de bandera británica o de conveniencia.

piratas