Entra en vigor la Ley Antidescargas en España


Llega el mes de marzo y con él la terrible fecha que los internautas esperábamos: La entrada en vigor de la Ley Antidescargas, que permitirá el cierre de Webs que compartan enlaces a contenidos protegidos por derechos de autor.

Así, tras dos años de debate, la criticada ley comenzará a aplicarse, y ya se habla de los primeros cierres de sitios Web que llegarán a finales de este mismo mes.

Visto lo visto, de poco han servido las insistentes muestres de rechazo por parte de los colectivos de internautas que se oponían a tal norma, que incluso han señalado como un instrumento de represión y censura de la libertad en la Red.

Y es como recordaréis, la Ley Antidescargas establece la formación de una “Comisión Propiedad Intelectual” que tiene como misión el determinar qué sitios Web “vulneran los derechos de autor”, con la intención de comenzar el procedimiento correspondiente para su cierre, en un plazo que estimado de 10 días, aunque entre apelaciones y demás, el plazo puede tomar un poco más.

¿Qué debemos esperar en los próximos días? Protestas no faltarán, de seguro. Alguna acción de Anonymous también se asoma en el horizonte. Y el comienzo de la cacería de brujas, de la represión, del acoso a Webs que compartan enlaces: Ya sabemos que al menos hay unas 122 Webs que están en la “lista negra de Sinde” y que contra ellas comenzarán los primeros procedimientos y amenazas de cierre.


Es cuestión de tiempo. Igualmente, es cuestión de tiempo que se hagan cada vez más populares nuevas formas de distribución libre del contenido a través de la Red, como Sindeclon o Cuélgame.


Horas complicadas las que están por venir, pues recordemos que hace unas semanas desde la Asociación de Internautas presentó un recurso ante el Tribunal Supremo de España solicitando la suspensión cautelar del Reglamento de la Ley Sinde, pues rechazan que la “Comisión de Propiedad Intelectual” asuma entre sus funciones “competencias asignadas a los jueces por Ley”.


El Tribunal Supremo aceptó entonces que revisará la denuncia de la Asociación de Internautas, y aún lo está haciendo… Esto en principio podemos verlo como un buen síntoma, aunque el Ministro de Educación, Cultura y Deportes español, José Ignacio Wert (el sustituto de Ángeles González-Sinde, cuyo apellido sirve de “apodo” a la Ley Antidescargas), desestimó que la sentencia del Tribunal Supremo pudiera evitar el cierre de las Webs: “La decisión del Supremo no impedirá que entre en vigor la ley Sinde”, dijo en su momento, asegurando que en la norma antidescargas se establece “un sistema mixto, administrativo y judicial, que prevé la intervención de la jurisdicción contencioso administrativa”.


Como veréis, negro pinta el panorama de la Web en España. Y es que aunque sabemos que esta Ley represiva no será efectiva para evitar que los internautas continuemos compartiendo contenidos por vías alternas, el hecho es que se ratifica nuevamente que los políticos sirven a los intereses de las grandes industrias, como la del entretenimiento por ejemplo en este caso, aunque ello conlleve el pisotear los derechos de los ciudadanos al acceso libre de la información, el conocimiento y la cultura. Triste. Muy triste.