El Papa puede hablar de cualquier tema en México, dice la Iglesia católica

El pontífice Benedicto XVI podrá hablar sobre la realidad política y social en su visita al país, indicó la Arquidiócesis en su semanario
El Papa puede hablar de cualquier tema en México

En su visita a México, el papa Benedicto XVI podrá hablar sobre la realidad política y social del país, indicó el domingo la editorial de una publicación de la Arquidiócesis de México.

“No hay temas ajenos a las preocupaciones de la Iglesia en medio de la sociedad, y por eso no hay temas que no pueda tocar el Papa en su mensaje religioso y social”, señaló el texto publicado en el semanario católico Desde la fe.

“Hay ambientes de la sociedad mexicana que son contrarios a las expresiones de fe y por lo mismo son contrarios a lo que pudiera decir Benedicto XVI”, agregó.

“Sin embargo, más allá del interés o no por escucharlo, esperamos de todos un respeto hacia lo que él representa y realiza”, refirió la editorial.

"Donde hay inteligencia hay diálogo", mencionó la publicación. “El papa Benedicto XVI, hombre de gran inteligencia, es alguien ampliamente dispuesto al diálogo respetuoso, razonable y claro”, indicó.

Benedicto XVI tiene programado ofrecer cinco mensajes durante su próxima visita evangélica a México, del 23 al 26 de marzo, según indicó el domingo el arzobispo de León, Guanajuato, José Guadalupe Martín Rábago.

El pontífice estará en tres ciudades de Guanajuato y posteriormente continuará su gira por Cuba.

La posibilidad de que Benedicto XVI hable sobre política está precedida de la publicación, en febrero pasado, de un documento con el que la Iglesia buscaba “orientar” el voto de los católicos durante las elecciones del 1 de julio.

El texto, que estuvo firmado por el arzobispo primado Norberto Rivera, se señala que el voto “en conciencia” es aquel dirigido a quienes apoyan propuestas para “la promoción y el fortalecimiento de la familia”.

El documento de la Iglesia católica generó críticas de diversos sectores políticos y sociales, porque el artículo 130 de la Constitución establece que las iglesias no pueden tener injerencia en los asuntos públicos.