Netanyahu le dice a Obama que Israel es "dueño" de su propio destino

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo el lunes al presidente estadounidense Barack Obama que Israel debe seguir siendo "dueño de su propio destino", en una firme defensa de su derecho a ordenar un ataque unilateral contra Irán.

Obama aseguró a Netanyahu, durante una reunión de cerca de dos horas desarrollada en la Casa Blanca, que el compromiso de su país con Israel es "sólido como una roca", pero reiteró que dejaba "una ventana" para la diplomacia en relación a Irán, país al que potencias occidentales acusan de buscar obtener el arma atómica y al que Israel amenazó unilateralmente con atacar en las últimas semanas.

Ambos líderes dejaron asentadas sus diferencias en relación a la actitud a adoptar en relación a Irán.

Obama trató de calmar el nerviosismo manifestado por Israel reafirmando que su compromiso con la seguridad israelí es inquebrantable, aunque también dejó claro que su preferencia de resolución del conflicto es pacífica.

Obama está sometido igualmente al fuego de la oposición republicana, que lo acusa de faltar a sus compromisos con Israel y de mantener una posición "moderada" ante Irán.

"Creemos que hay todavía una ventana que permite la posibilidad de una resolución pacífica a esta cuestión", dijo, reiterando que Irán ha de tomar una decisión que todavía no ha tomado.

"Reservo todas las opciones" abiertas, afirmó Obama. "Cuando digo que todas las opciones están en la mesa, realmente es lo que quiero decir", afirmó.

Por su parte, el primer ministro israelí afirmó que Israel debe "seguir siendo dueño de su destino", en momentos en que su gobierno evalúa destruir el programa nuclear iraní.

"Mi responsabilidad suprema, como primer ministro israelí, es velar por que Israel siga siendo dueño de su destino", declaró Netanyahu, tras agradecer a Obama su apoyo al derecho israelí a defenderse.

Israel dice que si las sanciones contra Irán no bastan para frustrar sus ambiciones nucleares se reserva el derecho a realizar un ataque preventivo.

Un alto funcionario estadounidense comentó que tras su reunión con Obama a Netanyahu le quedó claro que Estados Unidos está realmente decidido a emplear todos los medios para impedir que Irán obtenga el arma nuclear.

Un funcionario israelí señaló a su vez que sus interlocutores estadounidenses comprendieron cabalmente las preocupaciones de su país. Tanto Obama como Netanyahu, que ha hecho de la lucha contra el programa nuclear iraní su prioridad, prepararon el terreno para el debate estos días.

El domingo, Obama criticó de forma velada la creciente amenaza de un ataque israelí contra Irán. "Hablamos demasiado de la guerra", dijo.

Pero también trató de tranquilizar a su aliado, reiterando su disposición a usar la fuerza contra Irán si es necesario. Netanyahu celebró que Obama reafirmara que "todas las opciones están sobre la mesa" en el caso Irán.

La gestión de la cuestión nuclear iraní, ya peligrosa de por sí, es complicada para Obama, candidato a un segundo mandato en contra de sus opositores republicanos, que no dejan de acusarlo de debilidad en materia de política exterior.

"Si Barack Obama es elegido, Irán tendrá armas nucleares, y el mundo cambiará si ese es el caso", declaró Mitt Romney, favorito a obtener la candidatura republicana a las presidenciales de noviembre.

Obama y Netanyahu se habían visto por última vez en la Asamblea General de la ONU de septiembre pasado. Cuatro meses antes, el líder israelí había infligido un golpe a su aliado al rechazar su llamado a un Estado palestino basado en las líneas de 1967.