Ambas compañías reducen la presencia de 4-metilimidazol para evitar que el estado de California incluya etiquetas de advertencia sobre riesgos de cáncer en los productos

Coca-Cola y Pepsi por riesgos de Cancer

Coca-Cola y Pepsi se han adelantado a la legislación y han cambiado la fórmula, Conscientes de que la Administración iba a colocar etiquetas de advertencia sobre riesgos de cáncer en los productos

Coca-Cola y Pepsi se han adelantado a la legislación y han cambiado la fórmula con la que elaboran sus dos refrescos más conocidos en California. Conscientes de que la Administración iba a colocar etiquetas de advertencia en las latas de ambos productos -las dos bebidas se elaboran con 4-metilimidazol, una sustancia química que sirve para colorear el líquido y que el estado de California ha añadido a su lista de cancerígenos-, las compañías ya están reduciendo tal componente nocivo, según la BBC.

De momento, los cambios se han hecho efectivos en California pero la intención de ambas empresas es que la nueva receta se extienda por todo Estados Unidos ya que la modificación, dicen, hace más sencilla su producción.
Pero, ¿qué es realmente el 4-metilimidazol? Se trata de un colorante que sirve para dotar al producto del clásico color de caramelo y que, incluso, se produce naturalmente con la cocción de algunos alimentos.
Ha sido un estudio elaborado entre ratones y ratas el que ha dado la voz de alarma. Aún con todo, desde la Agencia del Medicamento estadounidense se apela a la tranquilidad y se calcula que, según las comprobaciones realizadas en el estudio, una persona debería tomar hasta mil latas diarias de refresco para notar un efecto adverso sobre el organismo. Y otro dato más, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria evaluó la sustancia en 2011 y concluyó que no había datos para determinar que era carcinogénico. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud lo ha incluido como un 2B en la lista de cancerígenos".

En este sentido Diana Garza-Ciarlante, representante de Coca-Cola, en declaraciones a la agencia Associated Press, ha asegurado que aunque la compañía está segura de que "no hay riesgos para la salud pública que justifiquen ningún cambio, hemos pedido a nuestros proveedores de la sustancia que den este paso para que nuestros productos no sean objeto de este tipo de advertencias".