El vicepresidente volvió a defenderse y a contradecirse

El vicepresidente volvió a defenderse y a contradecirse

Fue a un programa de Canal 7. Y admitió que hubo pruebas de billetes en Ciccone.

El vicepresidente volvió a defenderse y a contradecirse
Más TV. Boudou, en 6,7, 8. Ya lleva nueve días de defensa mediática.

La presidenta Cristina Kirchner le ordenó a su vice, Amado Boudou, que fuera anoche al programa oficialista 6,7,8 para intentar defender su rol en el “caso Ciccone”. El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, le informó después que la producción se comunicaría con él para decirle a la hora exacta en la que debía presentarse en la emisión.

Boudou obedeció.

El vice habló entonces en un clima de cordialidad periodística pero no pudo evitar volver a enredarse con sus dichos. Por supuesto, insistió con sus descalificaciones a los periodistas que investigan la trama Ciccone.

Pero debió responder sobre las pruebas de tinta y papel que la Casa de Moneda hizo en la ex Ciccone. Dijo que fueron para hacer probable trabajos “laterales” referidos a la impresión de billetes. No aclaró cuáles fueron. Ni cuánto cobró Ciccone por sus labores, ni por qué, cuándo ni cómo el Estado contrató a esa empresa privada para una labor tan delicada.

Además, Boudou debió volver a admitir en 6,7,8 lo que había intentado ocultar hasta la noche del miércoles: que siendo ministro de Economía envió un documento a la AFIP que favoreció comercialmente a la conducción de la ex Ciccone Calcográfica, integrada por el amigo y abogado de su socio, José María Núñez Carmona.

El vicepresidente dijo anoche que su resolución sobre Ciccone fue dictada para defender los puestos de trabajo que había en esa empresa, y que su acción había buscado que se garantice la recaudación estatal.

La realidad es otra. La AFIP, con aval de Boudou, le otorgó a Vandenbroele un moratoria excepcional para que pudiera afrontar pagos millonarios a sus acreedores. Ese plan impulsado por el Gobierno es investigado por el fiscal del “caso Ciccone”, Carlos Rívolo.

El organismo recaudador, también con el apoyo de Boudou (entonces ministro) aceptó la entrada en Ciccone de Vandenbroele y la sociedad anónima que creó y de la que es presidente, The Old Fund.

Eso sí: la AFIP no detectó que hasta el momento de la llegada a la imprenta Vandenbroele era un monotributista moroso.

Boudou dice ahora que, gracias a su intervención en el caso, el Estado recaudó más, ya que la empresa antes quebrada se puso en marcha . Pero no aclaró que quienes entraron a la empresa junto a Vandenbroele fueron también sus ex dueños, los mismos que la habían fundido: Héctor y Nicolás Ciccone y algunos de sus parientes. Los integrantes de esa familia los que admitieron en una solicitada que tienen ahora buena parte de las acciones de su compañía.

Anoche, en 6,7,8 Boudou volvió a acusar a la empresa Boldt de haber armado una especie de confabulación con el peronismo opositor y la prensa para perjudicarlo. Y dio a entender que esa firma tiene negocios oscuros con el Estado gracias a sus contactos políticos. Ocultó que Boldt trabajó hasta hace muy poco tiempo en negocios con la administración Kirchner. Esa empresa, por ejemplo, imprimió las planillas que se usaron en el Censo 2010.

Es decir: Boudou está salpicando de sospechas a su propio gobierno.

Comentarios Destacados

@chharly3 +6
Tiene mas propiedades que el aloe vera

7 comentarios - El vicepresidente volvió a defenderse y a contradecirse

@chharly3 +6
Tiene mas propiedades que el aloe vera
@Start11 +3
y donde mierda mas va a ir a hablar, si apenas entra al canal y ya le estan chupando la verga y el culo al señor vicepresidente... ASCO
@Ulixe +3
Para obtener una pizca de verdad de 678, hace falta mucha paciencia, mucha observación y un estómago de acero.
@Amarazull +2
tengo la conciencia tranquila que nunca vote ni di algo por esto chorros
@KennyM +2
La culpa es de Videla!!!