epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Pepel Prensa: Interés público, no privado

Interés público, no privado

Cumpliendo con la obligación que le impuso la ley de interés público por el papel para diarios, la empresa presentó una evaluación del mercado y un plan para ampliar su producción. Concluye que es innecesaria y antieconómica.

Pepel Prensa: Interés público, no privado
Papel para diarios, con un solo fabricante efectivo y otro ausente. Según Papel Prensa, alcanza y sobra.

Pocas veces ocurre que un informe de una empresa a la Bolsa de Comercio sobre su propio sector señale, como factores relevantes, que la demanda del mercado que atiende es irremediablemente declinante y que una firma de la competencia tiene un potencial enorme para ocupar un espacio que hoy no ocupa. Estas son algunas de las particularidades del informe que el presidente de Papel Prensa SA envió a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires ayer, acompañando un hipotético plan de inversión para ampliar la capacidad de producción de papel para diario, en cumplimiento de la ley 26.736 que declaró de interés público la fabricación, comercialización y distribución de dicho producto. A través de un pormenorizado análisis, el informe expone la inconveniencia económica de encarar un proyecto en tal sentido, en base a poco auspiciosas proyecciones de la demanda de papel para diarios y las dificultades del sector para volcar a precios los mayores costos. Pero el informe no incorpora, en ningún momento, la incidencia de una mayor participación de medios de tirada media o chica que hoy no pueden acceder al papel por las condiciones monopólicas de ese mercado, ni la consideración de que si no se trasladan los mayores costos al precio es porque Papel Prensa ha venido trabajando en función de las necesidades y conveniencias de sus dos principales accionistas y mayores consumidores de su producción: Clarín y La Nación.

El “Informe sobre la producción nacional de papel para diarios para satisfacer la demanda interna”, firmado por el gerente general de PP, Jorge Noseda, describe detalladamente la situación de dicho mercado, en la que existen en la actualidad dos empresas productoras: la propia, PP, con una capacidad de fabricación de 175 mil toneladas anuales, y Papelera Tucumán, de la cual estima que tiene capacidad para producir 110 mil toneladas anuales, aunque en los últimos cinco años sólo llegó a producir entre 14 y 15 mil en 2007 y 2008. “Surge de ello que la capacidad instalada actual del país es de 285 mil toneladas anuales (...) más que suficiente para satisfacer la totalidad de la demanda interna, sin necesidad de inversiones para aumentar la capacidad productiva.”

En el capítulo siguiente, el informe busca demostrar la tendencia declinante de la demanda de papel para diarios en el mundo, por el reemplazo de la prensa escrita por los medios digitales. “La Argentina no es ajena a dicho fenómeno”, afirma. Y de inmediato recuerda que PP “es la única empresa que continúa fabricando papel para diarios como único producto”, mientras que Papelera Tucumán “en los últimos años dirigió su producción, mayoritariamente, a la fabricación de papeles de mayor rentabilidad”. Vale señalar que el informe evalúa la rentabilidad de PP como unidad productiva independiente, sin tomar en cuenta las utilidades que sus prácticas comerciales les derivan a las firmas controlantes. Y tomando diversos ejemplos mundiales, concluye que otros tipos de papeles ofrecen mercados más rentables y con mejor perspectiva que el de papel para diarios, “como es el caso del papel tissue: higiénico, servilletas y pañuelos descartables”.

El informe de PP evalúa que “el consumo real de papel para diarios en el país”, que había llegado a 235 mil toneladas en 2008, “se ubicaría en alrededor de 183 mil toneladas en 2016”, manteniendo luego esta tendencia hasta ubicarse por debajo de las 150 mil toneladas para 2028. No obstante, presenta un proyecto de inversión para ampliar la producción de PP en 25 mil toneladas (hasta una capacidad total de 200 mil toneladas anuales), tal como le fuera exigido tras la sanción de la ley para el sector. La conclusión: la inversión no sería rentable ni la producción tendría demanda en un futuro mercado declinante.

El proyecto, puesto a consideración en la Bolsa, deberá ser evaluado ahora –entre otros– por la representación del Estado en el Directorio, como accionista minoritario. Un trabajo para Guillermo Moreno, recién vuelto de Angola.




informe
El genocida y la dueña de Clarin celebran la expropiacion de Papel Prensa

0 comentarios - Pepel Prensa: Interés público, no privado

Los comentarios se encuentran cerrados