¿Son cancerígenas la Coca-Cola o la Pepsi? bebida

Pues en California, uno de sus colorantes sí, el 4-metilimidazol, aunque habría que tomar unas mil latas de refresco diarias para que tuviera cierta repercusión en el organismo, según la propia Asociación de Fabricantes de Bebidas de Estados Unidos. De hecho ambas marcas han decidido cambiar ligeramente la receta de sus bebidas refrescantes de cola en este estado para no tener que incluir una etiqueta informativa sobre el posible riesgo de cáncer relacionado con este colorante.

"Aunque consideramos que no existe riesgo para el consumidor que justifique el cambio, les hemos pedido a nuestros proveedores de colorante de caramelo que reduzcan los niveles de 4-metilimidazol para no tener que incluir dicha advertencia sin base científica" explicaba la portavoz de Coca-Cola Diana Garza-Ciarlante al periódico The Guardian.


pepsi


En realidad, según el propio organismo regulador de la administración americana, para que un consumidor ingiriese la cantidad suministrada en roedores y en la que se han visto efectos adversos, tendría que beberse más de mil latas de refresco al día. Algo completamente imposible. Incluso desde la Asociación Americana de Bebidas (ABA por sus siglas en inglés), apuntan que California incluyó este colorante en las listas de cancerígenos sin estudios que certificasen casos de cáncer en humanos, sino basados en estudios en ratones y ratas en el laboratorio.

Desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas, Anfabra, señalan que "en Europa, la EFSA, la máxima Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, en las opiniones que emite periódicamente constata la seguridad de este colorante. Así, en marzo de 2011, tras una revisión exhaustiva de la literatura científica confirmó su seguridad".

En cualquier caso, y hasta que se demuestre lo contrario con más estudios científicos, los refrescos no tienen riesgo para el organismo. Si alguna persona llegara a tomarse mil latas de refresco en un día, lo último de que debería preocuparse es por la cantidad de 4-metilimidazol ingerida.