Se lo dijo a Clarín Tomás Escobar, el creador del sitio de películas y series online más conocido del país. Fue tras conocerse la causa penal que le abrió el fiscal general de la Cámara del Crimen porteña, Ricardo Sáenz, en la que lo acusa de “violar las normas de propiedad intelectual”.

“Cuevana no es un negocio, sólo genera pérdidas”
.

A Tomás Escobar, el creador de Cuevana (el sitio de películas y series online más visto del país), la noticia le cayó como un balde de agua fría. Es que, según le dijo a Clarín, le sorprendieron los argumentos que el fiscal general de la Cámara del Crimen porteña, Ricardo Sáenz, usó para abrirle ayer una causa penal por “violación a la ley de propiedad intelectual”, es decir, por permitir que se acceda a películas, series y programas de TV sin pagar derechos de autor, lo que infringe la ley 11.723.

Al respecto, el sanjuanino de 22 años dijo que le molestó que el fiscal hablara de “lucro” cuando “Cuevana no es un negocio, sino un hobby que no genera ingresos, no tiene publicidad ni plataforma y que no representa una ganancia, sino que genera pérdidas”.

-Si no es como acusa el fiscal de que Cuevana obtiene ganancias a través de pagos online que se realizan por donaciones y publicidades, ¿cómo lo sostenes?

- Con dinero de mi bolsillo. Me pareció absurdo que el fiscal hable de lucro respecto a las donaciones cuando fueron pequeños aportes de usuarios que quisieron colaborar y no superan los 200 dólares en total. El sitio no tiene publicidad hace meses y todos lo pueden ver. Sí la tuvo cuando empezamos (en 2009), pero para abastecer los costos de infraestructura de los servidores del sitio. Luego, decidí sacarla y comencé a financiarlo yo.

-¿Cómo funciona Cuevana?

- Como cualquier buscador. El usuario busca títulos de largometrajes, series de TV o películas y, en caso de encontrar fuentes indexadas, Cuavana se las presenta al usuario para que haga con eso lo que quiera, en este caso reproducirlas. Sólo aloja y lleva al usuario al contenido que está buscando, casi siempre en sitios de terceros, pero no tiene poder sobre ellos. Por eso a veces aparece ´No hay fuentes disponibles´. Megaupload sí alojaba contenido de otros, cobraba por sus servicios y tenía ingresos millonarios.

- ¿Y por qué no pedís autorización para usar los contenidos?

- En todos los casos en los que se nos pidió que bajáramos un contenido, se cumplió con el pedido. No fue el caso de Telefé que me acusa y nunca mandó un mail de reclamo de nada.

-¿Cómo calificarías la acusación del fiscal?

-Cuevana no es partícipe necesario de todo esto. Como nosotros, hay decenas de sitios que también indexan contenidos de terceros.

-¿Crees que esto va hacer caer al sitio?

-Si bien tiene dos millones de usuarios diarios, estamos compitiendo con una industria de miles de millones de dólares (en referencia a la denuncia que hicieron las grandes cadenas estadounidenses Twentieth Century Fox, Disney, Paramount Pictures, Warner Bros, entre otras).

- ¿Vas a darle batalla a esta pelea?

-La idea es pelear por el ideal porque si no fuese por eso, Cuevana ya hubiese cerrado hace tiempo porque, no es un negocio y sólo genera pérdidas, entonces ¿por qué mantenerlo? Es por la fidelidad hacia los usuarios y por querer cambiar la distribución de esta industria obsoleta.

-¿Considerarías darle de baja?

-No es una opción. Esperemos poder luchar en igualdad de condiciones para mantener la plataforma. Todavía no sé si me voy a presentar a declarar ante la Justicia. Lo que te puedo asegurar es que no estoy cometiendo ningún delito. Estoy tranquilo. Sigo siendo el mismo pibe de San Juan que vive de trabajos freelance como programador.

La investigación preliminar del fiscal Sáenz, que duró tres meses, quedó radicada en la Cámara del Crimen que deberá sortear el juzgado y fiscalía que intervengan en el caso.