Se refirió así a las imágenes del cuarto difundidas por un canal de televisión.

El fiscal comparó la escena del crimen

La acusada confesó frente a un periodista. El juez del caso dijo que es “imputable” y que la única alternativa es la reclusión perpetua. Y las paredes de la habitación donde sucedió todo ratifican el móvil del crimen. Sin embargo, quedan preguntas en el caso del country San Eliseo, por el que Adriana Cruz está presa y acusada de matar a su hijo Martín, de seis años, para vengarse del marido. La más importante –y la que podría haber evitado la tragedia– es por qué Martín y otra hija del matrimonio seguían viviendo con la madre, a pesar de que había una denuncia anterior por amenazas en contra de los chicos.

Eso es lo que quiere saber el juez de la causa, Juan Pablo Masi, y por eso le requirió al fiscal Leandro Heredia que investigue que pasó con esa denuncia. En febrero, Adriana Cruz ya había intentado atentar contra los menores, según lo denunció en la Fiscalía 5 de La Plata el empresario Carlos Vázquez, padre de los chicos y en trámite de divorcio con su mujer.

En declaraciones a la prensa, el juez Masi negó que al padre le pueda caber alguna responsabilidad. Y cuando le preguntaron si la culpa estaría en las autoridades judiciales, Masi respondió que “el sistema judicial no podría haber actuado de ninguna otra manera. Se le prestó la debida atención. La situación de peligro está subsanada con el retiro de los menores del lugar de conflicto. Se entiende que así no están más en peligro”, afirmó el juez. Pero agregó: “No sabemos cómo volvieron los menores. Hasta el momento no fue ordenada por ninguna autoridad judicial ni por el Ministerio Público”.

Para Masi “hay infinidad de pruebas” que sindican a Cruz “como autora de homicidio”. Según el juez, la reclusión perpetua es la única alternativa, por más que haya infinidad de atenuantes, y reiteró que la mujer “es imputable”. “Si consideráramos que un divorcio tortuoso es un justificativo para matar a algún niño, no nos quedaría ninguno porque la verdad que la mayoría de los divorcios tienen algo de tortuoso”, dijo.

En los próximas días seguirán las pericias a Cruz, que intentó suicidarse después de matar a su hijo, y además se esperan los resultados de las pericias para determinar si Martín fue drogado antes de ser ahogado en el jacuzzi. El fiscal tiene 15 días para pedir la prisión preventiva de la acusada, que está en el pabellón psiquiátrico de la Unidad Penal de Melchor Romero.

Ayer, el canal C5N mostró imágenes de la habitación en donde apareció ahogado el chico. Según el fiscal Heredia, la escena del crimen era comparable con el filme “El Exorcista” . Cruz escribió con aerosol insultos contra su ex marido. “Psicópata, manipulador, mentiroso, miserable, ambicioso”. También escribió: “Loca de amor. Enjoy!” y en una camisa que conservaba de su ex pareja pintó las iniciales “HDP”. En el espejo del baño dejó un mensaje escrito con lápiz labial para su hija mayor: “Flor te amaré forever. Disfruta tu vida”.

También se conoció ayer el testimonio de Walter, empleado de seguridad del country, que fue el primero en entrar a la habitación. El vigilador contó que fue a la casa por un llamado de la mucama. “Me encontré con la doméstica, que me abre la puerta nerviosa diciendo que la señora Adriana tenía una crisis de nervios y que no abría la puerta, estaba encerrada”. El vigilador comentó que en la casa también estaba una vecina que le pidió que subiera a la planta alta para ver si a él le abría la puerta del dormitorio. “Subo, le golpeo y le digo ‘señora Adriana, la seguridad, puede abrir por favor, quédese tranquila, ábrame’. Escuchaba llantos de ella y me decía ‘no quiero hablar con nadie, váyanse y a su vez se sentían golpes, como que se golpeaba y se oían los gritos de ella”, dijo el testigo. Walter contó que no recuerda si fue la vecina o la mucama, pero alguna de ellas le dijo que le pregunte por el nene, por lo que él dijo: “Señora, ¿Tincho está ahí?”. Llorando, la mujer le respondió: “Está muerto”.