La pareja lésbica que quiere entrar al Bailando
Paula Ávila y Yamila Piñero apuestan todas sus fichas para ingresar ShowMatch.


Lesbianas en el Bailando


pumas


Paula Ávila y Yamila Piñero, la chicas que se hicieron inseparables luego de conocerse en Soñando por Bailar, siguen su lucha por entrar al certamen de ShowMatch. "Silvina Escudero y Sofía Pachano fueron un fracaso”, aseguraron en una nota para el diario Crónica.

Paula Ávila y Yamila Piñero quieren sacarse la “espina” de haber estado muy cerca de entrar a ShowMatch luego de alcanzar las instancias finales del primer Soñando por Bailar. Desde que se conocieron en el reality de Ideas del Sur, las rubias se hicieron inseparables y el amor entre ellas floreció.

Juntas y con un poco más de experiencia en los medios, las chicas van por todo para llegar a Bailando por un Sueño 2012.

“Todo chica que está en el medio quiere entrar al Bailando. El Bailando te da chapa, nosotras fuimos finalista (Yamila) y semifinalista (Paula), y nos quedó esa espina de llegar al certamen”, aseguraron en una nota para el diario Crónica.

“Muchas chicas se animaron a confesar su lesbianismo después de habernos visto en el ‘Soñando...’ y confiamos en que vamos a tener el apoyo de la comunidad”, agregaron Yaya y Poly.

“El certamen tendría que tener a dos chicas bisexuales que se animan a todo porque así van a transmitir la química de una pareja sobre la pista", aseguraron las rubias porque la anterior pareja femina, según ellas, no fueron exitosas: "Silvina Escudero y Sofía Pachano no pudieron transmitir sexualidad, fueron un fracaso".

En tanto, Paula y Yamilia revelaron la gran cantidad de ofertas económicas que recibieron para compartir encuentros sexuales con las dos.

“Muchas mujeres nos piden que estemos con ellas y nos ofrecieron altísimas sumas de dinero para que accedamos a tríos o cuartetos o ‘fiestitas’”, confesaron a la par. "Hubiesen significado mucho para nosotras porque eran más de 20.000 pesos”, dijo Paula a lo que Yamila agregó que "la cantidad llegaba casi a los 30.000 pesos... ¡era mucha plata!”.