Respecto al estado de los vehículos:

Los vehículos de la Armada ubicados en el depósito de la Base Naval Puerto Belgrano fueron usados aproximadamente hasta el 2001, momento en que dando cumplimiento al Decreto PEN Nº 30/2001, mediante el cual se desafectó y se puso en desuso el parque automotor asignado a funcionarios y empleados públicos, ordenándose que en un término perentorio de 10 días se informe al Ministerio de Defensa bajo declaración jurada el detalle del parque automotor, poniendo a disposición de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación los vehículos y toda su documentación. Estas tareas fueron cumplidas en tiempo y forma.

La Armada Argentina informa
(vehiculos activos)

La información acerca de su existencia tomó estado público a través del mencionado decreto, siendo además publicado en diversos medios periodísticos de alcance nacional, tales como el diario Clarín en su edición del domingo 23 de marzo de 2003.

Por ello, su existencia no debe ser tomada hoy como una novedad, ya que era conocida previamente por el Poder Ejecutivo y por los medios periodísticos locales y nacionales.

Es incorrecta la aseveración acerca de que estos autos “fueron ocultos y que evadieron al poder judicial en la zona”, cuando de hecho circularon por la vía pública y se reempadronaron, como se aprecia en las patentes “W”, “V” y “R”, cumpliendo con las disposiciones emanadas de las autoridades del Registro Nacional de Propiedad Automotor en 1996, hasta su pase a condición de rezago en función del decreto PEN indicado.

Respecto a la disposición de la Armada en relación a las investigaciones:

En artículos periodísticos publicados se pudo leer que “la política de la Armada hacia las causas ha sido reacia a cualquier aporte”. Esta afirmación categóricamente no es cierta, ya que el actual jefe del Estado Mayor General de la Armada ha recibido a jueces y fiscales en innumerables oportunidades, abriendo las puertas de la Institución ante todo requerimiento de la Justicia.

Existen dos Actas en las cuales, en particular, el Juzgado de Bahía Blanca destaca puntualmente:

• Acta del 17 de febrero 2012: “…la amplia y generosa colaboración por parte de la Fuerza para cumplir la judicatura con el objeto de esta diligencia”.
• Acta del 2 de marzo 2012: “…dejando expresamente reconocido, la mayor colaboración del Jefe del Estado Mayor de la Armada... que han satisfecho en tiempo y forma todos y cada uno de los requerimientos del suscripto, sin retaceo ni demora alguna…”.

También se publicó que: “….el comandante Balsa se paró frente a los hechos de la dictadura e hizo una revisión de lo actuado por esa Fuerza, pero en el caso de la Armada aún está pendiente”.

En dos oportunidades, la Armada Argentina efectuó la revisión indicada, una en 1995 y la segunda el 3 de marzo de 2004, oportunidad en la cual el entonces jefe del Estado Mayor reconoció ampliamente los hechos y fue esa circunstancia la que cobró gran difusión, tanto en medios gráficos como radiales, de nivel nacional como internacional.

La Armada aspira a que los ciudadanos argentinos que abrazan hoy la vocación militar, así como a aquellos que la abracen mañana, dispongan de una sólida formación en valores, enmarcada en la decisiva participación institucional en el proceso de Memoria, Verdad y Justicia, bajo el rumbo fijado por el Poder Ejecutivo, en la figura de la comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, con un apego irrestricto a los pilares democráticos y al control civil de las Fuerzas Armadas.

Es en este marco que la Institución entiende como una injusticia la difusión pública de situaciones no ajustadas a la verdad y que enlutan una fecha tan sentida, como el 30º aniversario de la Gesta de Malvinas, en la cual recordamos aquellos actos heroicos que nos legaron ciudadanos argentinos que servían a la Nación como integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

informe
(vehiculos activos)