“Si EE.UU. no prohíbe armas de asalto, no cesará la violencia en México”, dice Calderón

“Si EE.UU. no prohíbe armas de asalto... dijo Calderon

El mandatario mexicano se reunió con su par estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, en la cumbre de estos países del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, en Washington.

El presidente de México, Felipe Calderón, reiteró en Washington la importancia de que Estados Unidos vuelva a instaurar una prohibición de venta de armas de asalto y advirtió a los que se oponen a ello que la violencia de este flujo también puede amenazar en el futuro a la "propia sociedad americana".
"Yo respeto mucho la legislación estadounidense, en particular la segunda enmienda, pero sí estoy absolutamente convencido de que si no se frena el tráfico de armas a México, si no se restablecen los mecanismos para prohibir las armas de asalto o al menos para registrar plenamente la venta de armas de asalto, no sólo será imposible que la violencia termine en México, sino que incluso puede amenazar en el futuro a la propia sociedad americana", dijo Calderón.
El mandatario mexicano hizo estas declaraciones en rueda de prensa conjunta con su par estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, al término de una Cumbre de líderes de Norteamérica en la Casa Blanca en la que la seguridad y el problema del crimen organizado transnacional estuvieron en lo más alto de la agenda.
Durante su visita oficial en mayo de 2010 a Washington, Calderón hizo un histórico reclamo al Congreso estadounidense para que restableciera la prohibición de armas de asalto expirada en 2004, llamamiento que provocó una oleada de protestas sobre todo de la oposición republicana del país que calificó su petición de injerencia.
Este lunes, en la que podría ser su última visita a Washington como presidente, Calderón volvió a insistir en este tema y, advirtió, "pensar que lo que ocurra en México no tiene que ver con la seguridad de los nacionales de este país es un error".
Asimismo, vinculó directamente el fin de la prohibición de este tipo de armas en Estados Unidos con el resurgimiento de la violencia en su país. "Nosotros sostenemos que la expiración de la prohibición de armas de asalto en 2004 coincide casi exactamente con el inicio de la etapa más dura de homicidios y violencia que haya visto México en mucho tiempo", subrayó.

Fuente: dpa

Editora: Rosa Muñoz Lima