El presidente de EE.UU. calificó de “caballo de Troya” el plan de reducción déficit presentado por sus opositores
Obama acusó a republicanos de llevar al "declive"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, atacó hoy duramente las propuestas republicanas para reducir el déficit y las tildó de “receta para el declive”, al volver a defender en un discurso de corte electoral el éxito de la clase media como solución para un crecimiento duradero y estable.

Obama habló en un almuerzo de la convención anual de la Asociación de Editores de Noticias de Estados Unidos (ASNE, por su sigla en inglés) de la propuesta de presupuesto para el año fiscal 2013 presentada por el Partido Republicano en el Congreso, que se centra en los recortes de los programas sociales para reducir el abultado déficit público.

“Es un caballo de Troya. Disfrazado como el plan de reducción del déficit es realmente un intento de imponer una visión radical sobre nuestro país”, subrayó Obama al comentar que los republicanos conducen con su propuesta a una especie de “darwinismo social” en el que ricos y pobres están enfrentados.

Para el presidente, el plan republicano es una “antítesis” de la historia de EE.UU., donde la “prosperidad” no se ha alcanzado gracias “al éxito de unos cuantos ricos”, sino de la mano de “una clase media fuerte y creciente”.

PROMUEVEN POLÍTICAS FRACASADAS
El presidente pronunció su discurso ante la ASNE el mismo día en que se celebran votaciones en Maryland, Wisconsin y el Distrito de Columbia, dentro de las primarias para elegir al que será su rival en noviembre, y aprovechó para acusar a los aspirantes presidenciales republicanos de promover políticas económicas “que han fracasado”.

La propuesta republicana de presupuesto para el año fiscal 2013, que asciende a 3,5 billones de dólares y está promovida por el legislador Paul Ryan, fue aprobada la semana pasada por la Cámara de Representantes del Congreso, pero no tiene opciones de lograr el visto bueno del Senado, controlado por los demócratas.

Ese plan contiene las líneas maestras de los republicanos en asuntos fiscales y propone reducir las ayudas a las familias más pobres, así como poner fin a la reforma sanitaria promovida por Obama.

Los republicanos quieren acabar con las reducciones presupuestarias de unos 55.000 millones de dólares en Defensa y compensarlas con recortes en programas gubernamentales educativos, de salud e infraestructuras, al tiempo que se plantean rebajar impuestos.

Los demócratas, por contra, propusieron en febrero un presupuesto centrado en la subida de impuestos a los que ganan más e inversiones en infraestructuras y educación.