Desde la Secretaría de Transporte acusaron a la Ciudad de no querer avanzar en el traspaso de subtes
Macri entorpece el traspaso de subtes


En un nuevo capítulo de los desencuentros por el traspaso del subterráneo, el Gobierno nacional acusó a la Ciudad de rechazar las negociaciones por la transferencia que fue sancionada por ley, pero la administración de Mauricio Macri insistió en la necesidad de una reunión cara a cara con la presidenta Cristina Kirchner.

En su primera conferencia de prensa desde que asumió el cargo, el secretario de Transporte, Alejandro Ramos, le reclamó al Gobierno porteño que "cumpla la ley" que sancionó el traspaso del subte y dijo que si era necesario iría en persona a la sede de Bolívar 1 para juntarse con los funcionarios macristas.

Pero la vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, insistió en que la presidenta Cristina Kirchner debe recibir a Mauricio Macri para destrabar el conflicto.

En el quinto piso del Ministerio de Economía, Ramos afirmó que desde el último jueves intenta comunicarse sin éxito con los funcionarios porteños y advirtió que de no tener respuesta irá personalmente al Palacio de Gobierno de la Ciudad.

"Hay una ley y una decisión firme de la Presidenta de avanzar y darle una solución definitiva a los usuarios", resaltó el secretario de Transporte, quien afirmó que les "llamó la atención" que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri dijera que "no había diálogo".

Según Ramos, la Nación "elevó una nota al Gobierno de la Ciudad en la que se expresa la voluntad de trabajar para concretar el traspaso, pero no hubo respuesta" y tampoco "atienden" sus llamados.

"No nos atienden, por eso tenemos que recurrir a estos medios", señaló el funcionario nacional, quien consideró que "está muy claro que del otro lado están rehusando a las responsabilidades que les corresponden".

En este sentido, advirtió: "De no tener respuesta, me voy a ver en la obligación de ir a la sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para buscar una salida y pedir que se cumpla la ley".

"Hay una ley muy clara que dice lo que cada uno tiene que hacer", afirmó Ramos, en referencia a la norma que votó el Congreso la semana pasada, en la que se ratifica el acta acuerdo firmada en enero por las partes para transferir los subtes y se traspasa, además, las 33 líneas de colectivo porteñas.

Por ello, señaló que se deben "aplicar todos los medios para velar por el estricto cumplimiento de la ley" y reclamó al Gobierno porteño "dejar de teatralizar mediáticamente y ponerse a trabajar".

El funcionario aseguró que la Casa Rosada tiene "buena predisposición" para trabajar en la transferencia de estos servicios y le reclamó al Gobierno porteño "dejar de teatralizar mediáticamente y ponerse a trabajar".

Además, advirtió que "lo que pase en el subte es responsabilidad de la Ciudad, esto no lo dice el secretario de Transporte, lo dice una ley".

Poco después, la vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, valoró el "llamado al diálogo" formulado por Ramos, pero insistió en que la resolución del conflicto debe darse en una reunión entre la Presidenta y Macri.

"Lo que hay que resolver sobre el traspaso del subte no es una cuestión técnica sino política, que debe acordarse entre quienes fueron elegidos por la gente: la Presidenta de la Nación y el jefe de Gobierno de la Ciudad", afirmó Vidal.

Mediante un comunicado, la número dos del Ejecutivo porteño remarcó que "no se trata de ejecutar la ley que sancionó el Congreso, sino de acordar un traspaso como marca la Constitución Nacional, con recursos que garanticen que la gente viaje mejor y con la aprobación de la Legislatura porteña".

• La respuesta de la respuesta

Tras la respuesta de Vidal, Ramos retomó el cruce al afirmar que "en ningún lugar de la ley que votó el Congreso Nacional por amplia mayoría dice que para darle cumplimiento efectivo a lo que allí establece, deban reunirse la presidenta de la Nación y el jefe de Gobierno".

El secretario de Transporte reiteró la invitación al diálogo con las autoridades de la Ciudad, e indicó que "debe respetarse lo que aprueba el parlamento y no caer en lamentables teatralizaciones mediáticas para evitar asumir las responsabilidades".