Más de 25.000 porciones se repartieron
a los turistas en el Centro Cívico.
La alta temperatura obligó a adelantar la rotura del huevo más grande del mundo.



Durante un mediodía idílico, con temperatura agradable y nada de viento ni cenizas, el Centro Cívico fue escenario de la esperada rotura del huevo gigante de chocolate, construido por la Cámara de Chocolateros local.

Se repartieron más de 25.000 porciones de chocolate, ante una multitud que desbordó todas las expectativas y colmó la plaza y sus alrededores.

Un final feliz para la Fiesta del Chocolate en Bariloche, y una de las más concurridas de las últimas décadas.

Fue también un fin de semana largo muy importante para el turismo, ya que la ocupación superó el 70 por ciento de las camas disponibles.

Si bien hay muchos complejos y hoteles cerrados, varios de los que mantuvieron sus puertas abiertas tuvieron una ocupación plena. Otros se mantuvieron en niveles inferiores pero la mayoría reconoció "trabajar más que durante los últimos 10 meses", según fuentes consultadas.

Entre los visitantes se destacaron los turistas que llegaron desde el Alto Valle y también de las localidades vecinas (El Bolsón y Villa La Angostura), quienes viajaron para asistir a los espectáculos y eventos programados que el sábado también tuvieron una importante afluencia de público.

Se rompió antes

La rotura del huevo gigante, prevista para las 11, se adelantó, ya que el sol calentó el frente del huevo, y a las 10.15 se cayó el primer pedazo.

En esos momentos la plaza apenas tenía gente y los operarios de la empresa encargada de los escenarios y las vallas limpiaban las inmediaciones del huevo.

En las dos horas siguientes el Centro Cívico y sus inmediaciones se vieron literalmente desbordadas.

Nunca antes hubo tanta gente un medio día en la plaza. También colapso el tránsito y estacionamiento en todo el centro de la ciudad, pese al esfuerzo de la policía por encausarlo.

Con buen tino los organizadores previeron la asistencia de personal de bomberos, Defensa Civil, Parques Nacionales, la Cooperativa de Electricidad Bariloche y Policía, sin los cuales la reunión hubiera sido un verdadero caos.

Fue una gran fiesta, pese a que como era de prever, en algún momento el chocolate se acabó.

También hubo distribución de vinchas con orejas de conejo de pascua y venta de todo tipo de elementos. Hasta una combi repleta de deliciosas manzanas de Cipolletti, a 3 kilos por 10 pesos, una ganga para la ciudad.

Colas para el choripán, el pochoclo y las artesanías. También se pudo ver el "efecto derrame del turismo", con mucha gente en la feria artesanal y en los restaurantes y confiterías aledañas al Centro Cívico.

Una multitud saboreó el chocolate de Pascuas en Bariloche

Mundo