La vicepresidente española, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que su gobierno va a "defender con todos los instrumentos sus intereses" aunque aclaró que no les consta la existencia de un proyecto de nacionalización de YPF. El canciller, Juan Antonio Margallo, se reunió con el embajador Carlos Bettini
Ofensiva diplomática del gobierno de Rajoy
La vicepresidente del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que "existe una enorme preocupación en la comunidad internacional" por la situación de la petrolera YPF, filial de Repsol, y advirtió que el Ejecutivo ibérico "defenderá con todos los instrumentos que tiene los intereses de España".

Las declaraciones de la funcionaria se enmarcan en la ola de los fuertes rumores de las últimas semanas que señalan la posibilidad de que el gobierno argentino anuncie cambios accionarios en la petrolera.

Sobre la posible nacionalización, Sáenz de Santamaría señaló: "No me consta". Sin embargo, la funcionaria advirtió que, si llegara a tomarse una decisión en tal sentido, "es muy negativa para los intereses españoles".

"El gobierno español tomará las decisiones que correspondan. Pero le digo una cosa: las medidas no se anuncian, se adoptan. Y si este gobierno tiene que hacerlo, lo hará", sentenció en referencia al caso argentino y Repsol YPF.

Sáenz de Santamaría sostuvo además que los cruces entre ambas partes están afectando no sólo a empresas españolas, sino también a otras compañías, y planteó la necesidad de "desplegar una estrategia en el ámbito internacional". "A lo largo de la semana se intensificaron los contactos con instituciones y organismos europeos y países de la zona", advirtió.
Previamente, el ministro de Asuntos Extranjeros, Juan Antonio Margallo, se reunió con el embajador de la Argentina en Madrid, Carlos Bettini, para conocer la situación de primera mano y reiterarle la preocupación del gobierno español e indicarle que actuará con las medidas que tiene a su alcance.
Twitter ¿Tenés twitter? ¡seguinos!