EL ESTADO DE SALUD DEL SACERDOTE ES ESTABLE PERO NO CAMINA NI COME


La hora más dramática del padre Farinello


La hora más dramática del padre Farinello





El padre Luis Farinello fue derivado del Hospital El Cruce “Néstor Kirchner” en la última semana a la sede del Instituto Fleni (Fundación para la Lucha contra las Enfermedades Neurológicas de la Infancia) donde es asistido tras sufrir un accidente cerebro vascular isquémico.


“Está estable pero no quiere comer”, confiaron desde su círculo íntimo.


La salud del padre Luis sigue siendo motivo de preocupación para los fieles de la región. Las últimas noticias sobre el estado de salud del presbítero quilmeño indican que el jueves pasado debió ser trasladado del Hospital El Cruce “Néstor Kirchner” de Florencio Varela, donde el sacerdote quilmeño permanecía internado, a la sede Belgrano del Instituto Fleni. Allí Farinello se recupera del ACV que lo afectó en la tarde del 5 de marzo pasado, mientras evalúan llevarlo a la primera sede del centro de rehabilitación en Escobar.

ALIMENTACIÓN

“Está conciente y su situación es estable, pero no puede hablar y no reconoce a las personas que lo rodean”, señalaron desde el círculo íntimo del cura quilmeño que además lo acompaña en esta etapa de internación. Si bien desde el Fleni no emitieron un parte oficial sobre su estado de salud, sus allegados informaron que “no quiere comer y por eso debieron aplicarle sondas para poder alimentarse”. En esa situación, se supo, Farinello por el momento está impedido de caminar mientras los especialistas le realizan tomografías cerebrales computadas y resonancias.

AFECCIONES

“El padre padece un trance muy complicado porque según los médicos tiene comprometido los dos hemisferios del cerebro”, resaltaron desde su entorno. El último parte médico emitido por la dirección del Hospital El Cruce del 9 de marzo indicó que había sido dado de alta de la Unidad de Terapia Intensiva de Adultos (UTIA) para transitar una nueva internación en la Unidad de Cuidados Intermedios de Adultos. Por su parte, el obispo de la Diócesis de Quilmes, Carlos José Ticera informó a InfoSur hace dos semanas que Farinello cursaba entonces una “afección coronaria seria”, aunque destacó que “no hay derrame cerebral, pero el mismo cerebro está muy dañado”.

“SIEMPRE FUE UN HOMBRE MUY ACTIVO”

Desde la Fundación Padre Luis Farinello, manifestaron que todos sus seres queridos y amigos “transitan un momento de mucha angustia” por la situación de salud que vive el curita. “Él siempre fue un hombre muy activo, con energía y vigor. Se levantaba a las 4 de la mañana y comenzaba su camino. No paraba en todo el día, rezaba la Biblia y luego se marchaba a visitar un enfermo, a dar una comunión o se quedaba a trabajar en la fundación. Así era su jornada hasta las doce de la noche todos los días”, recordaron.