Yerba argentina todas las marcas y a buen precio


Yerba argentina de todas las marcas y a buen precio en Miami

Desde Miami
En Miami sobra la yerba argentina. A diferencia de lo que ocurre en las góndolas porteñas, se consiguen todas las marcas y a precios accesibles para la enorme comunidad de compatriotas que vive en esa parte de la Florida. Lejos de las restricciones, las amenazas de aplicación de ley de abastecimiento y los valores exorbitantes, en Miami se disfruta y toma en abundancia un producto que es parte de la historia y la tradición argentina. El kilo más caro es el de Cruz de Malta, a US$ 5,99, algo más de $ 26 argentinos. A pesar de eso, es una de las más populares y de las que mejor recepción tienen. Los 500 gramos salen US$ 4,29, unos 19 pesos.

En términos de precio, la siguen inmediatamente Taragüí y Unión Suave, que comparten su valor: US$ 5,79, alrededor de 25 pesos.Taragüí también ofrece su medio kilo de Taragüí +Energía, pero a US$ 2,99, o sea 13 pesos.

Otra de las estrellas para los materos argentinos que viven o vacacionan en Miami es Rosamonte. El kilo cuesta US$ 5,49, lo que sería un poco más de $ 24 en la Argentina. En tanto, Nobleza Gaucha y La Tranquera se comercializan a US$ 4,99 dólares, 22 pesos argentinos. Los amantes de la yerba saborizada consiguen los 500 gramos de CBSé a US$ 2,79 ( $12), y el medio kilo de Cachamate se puede comprar a US$ 2,49 (casi 11 pesos).

Aunque es un producto que se consigue más en supermercados pequeños que en hipermercados, también es verdad que miles de argentinos no tienen dificultades para encontrarlo. Por ejemplo, en el Meridian FoodMarket de Miami Beach, sobre la calle 6, hay veinte marcas diferentes, en todas sus variantes y pesos. De todas maneras, por ahora no hay indicios de que la costumbre penetre más allá de las capas latinas: el norteamericano promedio prefiere desayunar café americano, huevos y salchichas. Nada que ver.

En Buenos Aires, en tanto, el ministro de Agricultura, Norberto Yahuar, amenazó con bloquear la importación de yerba mate para evitar una escalada mayor de los precios, mientras que la industria, a través de la Federación de Molineros de Yerba, aclaró que los últimos aumentos de la materia prima les implica una pérdida de $4 por kilo, al tiempo que negó un desabastecimiento.