Para gustos, tetas, areolas y pezones.

gustos

A los hombres heterosexuales nos gustan las tetas. Los hay que son más de culos, cierto, pero ninguno le hace ascos a un buen pezón. Pero ¿qué es un buen pezón? ¿Qué tipo de pechos nos resultan más sugerentes? Un grupo de curiosos investigadores de la neozelandesa Universidad de Wellington se propuso salir de dudas. Pero nada de fotos en bañador o dibujos de siluetas, como hasta el momento. Fotos de bustos desnudos. Y las pasearon por delante de tres grupos social y culturalmente muy distintos: aldeanos de Papúa Nueva Guinea, trabajadores de Samoa y urbanitas de Nueva Zelanda. Y dividieron los resultados en función de si estaban solteros o casados. Las tres nacionalidades sólo coincidieron en una cosa: los hombres casados siempre prefirieron las tetas grandes. Y también se describió cierta tendencia de los solteros a observar con agrado pechos de todo tipo: asimétricos, pequeños, con areolas grandes o pequeñas y con pezones de toda la gama cromática.
Los papúes fueron los que más se inclinaron por las tetas de mayor tamaño, y no por vicio: este rasgo se identifica con mujeres con mayor índice de grasa corporal, lo que asegura una buena lactancia para los bebés, algo muy valioso en sociedades con escasez de recursos. El principal hallazgo de esta investigación es que cada grupo se decantó por determinadas características: a los samoanos no les gustan las areolas grandes, los neozelandeses tienen un marcado gusto por la simetría mamaria y por los pezones claritos, los papúes los prefieren oscuros… La inclinación de los hombres por los pechos es cultural, concluyen los investigadores, y generalizar sobre lo que erotiza a los hombres es un error, porque para gustos, pezones.



pechos


pezones