"Monjas", disfraces y tangas en las fiestas Bunga-Bunga de Berlusconi


Una testigo confesó que a las fiestas de Berlusconi iban disfrazadas. Una de ellas cuenta que la hicieron vestir como "Ronaldinho".

Monjas y tangas



Italia. Varias mujeres invitadas a las fiestas eróticas de Silvio Berlusconi se vistieron como monjas para participar en una especie de obra musical, luego de la cual se quitaban el hábito religioso hasta quedar en ropa interior, afirmó el lunes una modelo en el juicio al ex primer ministro italiano por inducción de menores a la prostitución.
La testigo dio detalles de las fiestas llamadas Bunga-Bunga.
Berlusconi es juzgado por supuestamente pagarle por sexo a una chica marroquí de 17 años y por luego usar su influencia como primer ministro en 2010 para ocultar esa situación. El acusado ha negado los cargos.
Según declaraciones citadas en televisión, la testigo Imane Fadil, también marroquí, dijo ante la corte de Milán que en una fiesta dos mujeres jóvenes vistieron túnicas negras, crucifijos y tocados blancos con los que bailaron como personajes del musical "Sister Act" (en algunos países titulado "Cambio de hábito" y luego se desvistieron hasta quedar en ropa interior.
Como Ronaldinho. Fadil también relato en su testimonio que en otra velada una joven apareció con una camiseta y una máscara para verse como el astro brasileño del fútbol Ronaldinho y después se las quitó para revelar una bragas minúsculas. Ronaldinho jugó para el equipo AC Milan, que es propiedad de Berlusconi.
La prostitución es legal en Italia, pero es un delito pagar a menores de edad por sexo.
Berlusconi, quien dimitió en noviembre durante la crisis por la deuda italiana, no asistió a la sesión judicial del lunes.
El año pasado, los documentos de los fiscales mostraron que un allegado de Berlusconi le dijo supuestamente a una joven que se vistiera como una monja sensual y que, como broma, hiciera como que examinaba al también magnate de medios de comunicación.
Las audiencias sobre el proceso a Berlusconi, que son escasas, continuarán hasta finales de mayo. De ser encontrado culpable, sería inhabilitado de puestos públicos para siempre.