El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

España recibe críticas y desplantes de Italia, Francia, Ru

España recibe críticas y desplantes de Italia, Francia, Rusia y Argentina

En plena vorágine financiera, han comenzado a aflorar tensiones de baja intensidad con otros países europeos

Redacción.- La semana que hoy se cierra ha sido especialmente adversa para España y para el Gobierno de Mariano Rajoy. En plena vorágine financiera, han comenzado a aflorar tensiones de baja intensidad con otros países europeos (Italia y Francia, principalmente); el nombre de España ha sido pronunciado de manera desfavorable en la Duma de Moscú, y, finalmente, como remate, el áspero conflicto con el Gobierno de Argentina a propósito de una posible nacionalización de la compañía petrolera YPF, controlada por la multinacional española Repsol.

Son tensiones de distinto signo. El Gobierno de Italia está nervioso por la subida de la prima de riesgo española, circunstancia que también empuja al alza la suya. El Gobierno de Monti afronta en estos momentos una delicada negociación con los sindicatos sobre la reforma laboral y una mayor presión de los mercados puede complicar esa negociación. Un dato que tener en cuenta: los sindicatos italianos son más potentes que los españoles. En Francia, la durísima pugna electoral entre Nicolas Sarkozy y el socialista François Hollande ha empujado al hiperactivo presidente francés a utilizar España como espantajo electoral, olvidando su buena amistad con José Luis Rodríguez Zapatero y su complicidad ideológica con Mariano Rajoy en el centroderecha europeo. En tiempo electoral a veces vale todo, especialmente cuando las encuestas no dan un vencedor claro. La imagen de España en el mundo ha sufrido un sensible deterioro en los últimos meses. A país flaco todo son... pullas.

Italia: Mario Monti teme que le estalle la reforma laboral
Por Eusebio Val
La intención del Gobierno técnico italiano al mencionar a España como causa de las últimas turbulencias financieras en Europa no ha sido tanto polemizar con Madrid sobre qué país es más frágil, como autoafirmarse como Ejecutivo anticrisis, en el ámbito interno y hacia el exterior. Puede que haya faltado, eso sí, finezza diplomática, debido a un exceso de ardor en reivindicar la única razón de ser del Gabinete de Mario Monti. El objetivo de la virtuosa operación de noviembre pasado, sin pasar por las urnas, fue, en efecto, sacar a Italia de una espiral especulativa que amenazaba con empujarla a la bancarrota. De ahí que, por iniciativa del presidente de la República, casi todos los partidos decidieran apoyar esta solución de emergencia.

El mayor mérito de Monti ha sido serenar los ánimos, que bajase la prima de riesgo sobre la deuda y que el Parlamento aceptara un plan de ajuste presupuestario y el inicio de reformas estructurales. Ayudó sobremanera, de cara al extranjero, su aureola de tecnócrata riguroso y austero, cómodo en los despachos de Bruselas y en los salones de Nueva York, con un inglés impecable, capaz de responder en directo, con precisión, a las preguntas de la CNN o la BBC. La revista Time le dedicó la portada y lo presentó como un salvador de Europa.

No puede interesar en Italia que renazcan los temores sobre la solvencia de España, pues está comprobado que el contagio de percepciones en los mercados es rápido. Lo que importa en Italia, su gran reto, es hacer de verdad creíbles sus planes de reforma, empezando por la laboral, que no está clara, y traducir los cambios en crecimiento y empleo. Monti sabe que no tiene mucho tiempo –dentro de un año habrá elecciones– y que pocos creen de verdad que la indomable Italia pueda reformarse a fondo. Cualquier polémica con Rajoy es algo accidental y accesorio.

Francia: Sarkozy convierte España en el espantajo de la campaña
Por Lluís Uría
Nicolas Sarkozy nunca ha tenido problema alguno para modelar la realidad según sus necesidades. Si Zapatero fue en su día para el presidente francés el ejemplo de un gobernante responsable y valiente que tomaba las medidas económicas adecuadas –imagen que utilizaba para atacar a los “irresponsables” socialistas franceses–, hoy se ha convertido en el culpable ideal del desastre español. En una precaria situación electoral, Sarkozy ha decidido explotar el sentimiento de miedo y dramatiza a conciencia la crisis de España para mejor advertir del cataclismo que espera a Francia si un socialista –François Hollande– gana las elecciones presidenciales. Ante la ira de Madrid, el Gobierno francés se ha visto obligado a apaciguar los ánimos con declaraciones elogiosas y tranquilizadoras.

Alemania: Merkel aprieta, aprieta y aprieta (sin críticas a Rajoy)
Por Rafael Poch
A diferencia de un Nicolas Sarkozy –en trance electoral–, de Mario Monti, incluso de Vladímir Putin, la canciller Angela Merkel y su gobierno no critican estos días la España de Rajoy. Al revés, la defienden y subrayan que “es lamentable que los mercados no recompensen los enormes esfuerzos de reforma de España”, decía el miércoles el Ministerio de Finanzas. Merkel no quiere ni pensar en un escenario de intervención para España e incluso lanza algunos cabos caritativos para acoger en Alemania a algunos parados españoles cualificados.

Los Sarkozy, Monti y Putin no determinan la política europea, Alemania sí. Ella es autora principal de la receta de salida de la eurocrisis, centrada en una austeridad, de momento única y unilateral, que condena a España y otros países de la periferia europea a una segura miseria. El daño de Berlín es mucho peor, porque sus palabras de aliento son envoltorio del gran despropósito económico europeo.

Berlín ignora la interrelación profunda de la eurocrisis, que une a la banca alemana con la criminal fantasía inmobiliaria española. Los desequilibrios internos, que con el euro profundizaron la división entre un Norte industrial y un Sur de servicios y turismo, cuya especulación inmobiliaria se financió en gran parte con los capitales resultantes del superávit exportador del Norte, no existen como factor. En su lugar Alemania inventó la peligrosa leyenda populista de un centro virtuoso y una periferia manirrota, que amenaza directamente la cohesión europea.

Mientras tanto, Berlín financia su deuda a precios de risa gracias a la desgracia ajena: el miércoles emitió un bono a diez años a un interés del 1,7%, nuevo récord, mientras Italia vendía su bono a un año a casi un 3%. Con la mitad de la energía que ha puesto en el pacto fiscal dedicada a una reforma del papel del BCE, viviríamos en otro mundo. Pero Alemania se opone. La palmadita alemana en la espalda española es, por todo ello, anecdótica.

Rusia: Putin quería espantar los fantasmas de un petróleo barato
Por Gonzalo Aragonés
A la Rusia de Putin siempre le ha venido bien señalar los males ajenos para espantar fantasmas. Sucedió con Guantánamo y la cárcel iraquí de Abu Graib cuando se cuestionaban los derechos humanos en Rusia; o con los escándalos de Marbella cuando aquí se hablaba de corrupción. Aunque el pasado miércoles en la Duma el primer ministro y presidente electo recordase los altos índices de paro de España, de lo que en realidad quería hablar era de Rusia. “¿Se imaginan a uno de cada cuatro rusos sin trabajo?”, preguntó Putin a los diputados.

Claro que se lo imaginaban. Desde hace tiempo existen serias dudas de que las exportaciones de gas y petróleo puedan seguir sosteniendo el crecimiento económico de Rusia. La diversificación no se ha realizado todavía y la economía rusa depende en gran medida del petróleo. Un aumento del precio del oro negro en el 2011 permitió al Gobierno cuadrar el presupuesto por los pelos, cuando antes de la crisis disfrutó de superávits del 30%. Si baja el precio, como prevén los analistas, Putin podría tener problemas para aumentar los sueldos de soldados, médicos y profesores, o para subir las pensiones, como ha prometido.

3 comentarios - España recibe críticas y desplantes de Italia, Francia, Ru

@nopuedeserr +1
bueno eso les va a bajar un poco los humos
@micass77
muy buena info. disfrute leyendolo, realmente muy bueno te dejo mis 10