"La asignacion por hijo no es universal"

Rubén Lo Vuolo

“La Asignación por Hijo no es universal”

El experto que diseñó el proyecto de Ingreso Ciudadano para la Niñez y la Vejez.


El economista e investigador Rubén Lo Vuolo negó que la Asignación Universal por Hijo (AUH) tenga el carácter de universal, ya que no cubre a todas las niñas, niños y adolescentes que viven en Argentina. Criticó al Gobierno por no hacer evaluaciones serias de la medida, dudó que Anses pueda continuar financiando el beneficio a largo plazo y aseguró que es indispensable abrir un debate sobre las políticas sociales argentinas.

Lo Vuolo, investigador principal y director académico del Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (Ciepp), fue quien diseñó el proyecto de Ingreso Ciudadano para la Niñez y la Vejez y el economista estrella del Ari, hasta que Elisa Carrió hizo un viraje en su discurso.

En comunicación telefónica con MDZ, el investigador aseguró que descree de las definiciones de economista de derecha o de izquierda y señaló que él es lo que dice y lo que escribe. En la entrevista desmenuzó su opinión sobre la Asignación Universal por Hijo, que el gobierno puso en marcha en noviembre de 2009.


¿Cuál es su opinión sobre la AUH?

Desde hace muchísimos años he venido proponiendo la unificación del sistema de Asignaciones Familiares en torno a una asignación universal incondicional, lo que yo llamo Ingreso Ciudadano para la Niñez. Desde ese punto de vista es positiva, porque le ha pasado beneficios a una cantidad de gente que no los tenía. Pero al mismo tiempo establece una condicionalidad para los beneficiarios que es injustificada y diferenciada en cuanto a lo que cobran los asalariados formales. Resumiendo, creo que es positiva en el sentido que ha avanzado en la cobertura hacia gente que no lo tenía y negativa por los modos en que se hizo la implementación práctica.


¿Cree que no debería haber ninguna condicionalidad?


En todo caso debería haber la misma condicionalidad para todos. Si usted es una trabajadora formal a usted le pagan una asignación y no le piden condición y si manda los chicos a la escuela le pagan un plus. Fíjese que el mismo argumento, que en un caso justifica un plus, en el de AUH justificada una penalización. Entonces hay un tratamiento desigual que marca un sesgo paternalista y de control social por parte del Estado.

La segunda cuestión es que hay una lectura equivocada y es que pretenden que el hecho de sancionar a la gente tiene el efecto favorable sobre el envío de los chicos a la escuela. Lo que las evaluaciones dicen es que si la familia tiene más ingresos es más probable que manden los chicos a la escuela y no porque las penalicen. Al final, lo que se está transfiriendo es un poder y una responsabilidad a quien debe extender los certificados. Entonces, la escuela que debe dedicarse a enseñar, se transforma en un escritorio de control social, con todo el peso que eso significa. Llamativamente dicen que esto es para beneficiar a los chicos, pero cómo los va a beneficiar si se le saca el beneficio si no van a la escuela, entonces menos van a ir.

La otra cuestión es que saca de la discusión la responsabilidad del Estado en ofrecer buenas escuelas y al alcance de los chicos y se la transfiere a la familia, si no va es culpa de la familia, pero no necesariamente es así. El chico puede no ir porque hay otros problemas, por ejemplo, no consigue lugar en la escuela, entonces hay una lógica de control social hacia la familia que llamativamente cuanto más pobre más condiciones se le pone.

"La asignacion por hijo no es universal"


¿Cree que el Gobierno hizo alguna evaluación o seguimiento?

La información pública en general en los últimos años se ha deteriorado, empezando por el Indec. La información referente a la AUH es escasa, concentrada en el número de beneficiarios que se pagan pero no conozco ninguna evaluación, incluso en el momento del lanzamiento salieron una cantidad de estudios estimando el impacto que iba a tener sobre la pobreza y luego no se hicieron evaluaciones. Ahora están saliendo estudios privados que muestran que el impacto que se suponía sobre la matriculación escolar no es tal. Lo que debería haberse hecho es un estudio de panales de beneficiarios antes y después de la Asignación y eso sólo se puede hacer con el sistema estadístico nacional y con algunas preguntas clave en la Encuesta Permanente de Hogares y esto no se ha hecho.

¿Qué inconvenientes puede acarrear la falta de evaluación?

Los inconvenientes de no tener la información adecuada para poder monitorear y tomar decisiones, pero bueno en un país que no tiene información adecuada sobre los índices de precios al consumidor, que se duda sobre cuál es el valor del PBI constante, de las propias estadísticas del mercado laboral, de indicadores que son lo mínimo e indispensable para poder pensar algo, los otros no están dentro de la consideración. Tengo una reacción casi constante sobre la destrucción del sistema estadístico nacional para poder ponderar y la mayor parte de las estadísticas económico - sociales son dudosas.

La Asociación Ecuménica hizo un estudio sobre la AUH en Mendoza y se advierte la imposibilidad de algunos servicios de Salud para atender la demanda. ¿Cuál es su opinión?

Intuitivamente me parece lógico, porque es un sistema que estaba funcionando con una población que estaba fuera y de repente el Estado le traslada la responsabilidad a esa población de que certifique el cumplimiento de ciertas obligaciones para poder recibir el beneficio en su totalidad. A lo cual se agrega, por eso me parece importante, el hecho de que la AUH es administrada por la Nación y los servicios de salud y educación son provinciales, por lo que ahí hay un inconveniente de coordinación y de base de datos.

También se destaca en el trabajo una falta de conexión y consenso entre los distintos actores

El problema es justamente la probabilidad de deslegitimar una política que viene a cubrir un vacío, mal cubierto desde mi punto de vista, pero que viene a cubrir un vacío nacional. Por eso hay que tener mucho cuidado cuando se lanza este tipo de político, de tener planificadas las distintas instancias con las cuales se articula.




Algunas personas que reciben la AUH tienen temor de que el sistema no continúe. ¿Cuál es su opinión?

Ese es un dato sobre el cual poca gente habla. Según las estadísticas oficiales, el 90 % de las beneficiarias son mujeres que se registran como desempleadas. Se supone que el beneficio es para trabajadores informales y desempleados, pero lo que sucede en la práctica es que los varones que son trabajadores informales se registran poco y las que lo hacen son sus compañeras como desempleadas. Justamente, como la situación laboral de informalidad es muy precaria e inestable, tienen miedo de perder la AUH, por eso prefieren registrarse como permanentes desocupadas para garantizarse que el beneficio no se lo van a sacar.

Paradójicamente, un beneficio que en su mayor proporción debería ser cobrado por trabajadores informales terminada siendo registrado como desocupados. Y es por la temporalidad que tiene que ver con las condicionalidades, si usted recibe un ingreso por encima de tanto se la sacan, si no cumple se la sacan y eso alimenta el temor fundado. Incluso todavía no hay una ley, entonces hay una serie de de elementos que atentan contra el buen funcionamiento del sistema.

¿Qué opina sobre el financiamiento de Anses?

Ahí hay una doble lectura. Por un lado me parece positivo que tenga el financiamiento asegurado, e incluso positivo que con fondos de la seguridad social se estén pagando beneficio que sean no contributivo, porque de algún modo está tratando de reconocer que trabajar, trabajan todos. Pero al mismo tiempo, todos los que hacen números razonables saben que el superávit de la Anses es temporal, que tiene que ver con la coyuntura de la estatización del sistema de seguridad social y la captación de fondos que antes iban a parar a la AFJP y ahora van a parar a la Anses. Cuando uno hace las proyecciones de todos los programas que está financiando Anses, más el uso de los fondos para financiar al tesoro, duda seriamente de que en un mediano plazo esto pueda seguir haciéndose. Desde mi punto de vista la aprobación de la AUH fue una pérdida de oportunidad para proponer una reforma tributaria que genere fondos mucho más genuinos y sólidos para el financiamiento de estos planes sociales.


La concepción de la AUH

¿Hay una porción de la población que queda afuera de la AUH?

Ahí hay un problema central que hace a la concepción del programa. Nosotros proponíamos que el derecho sea del niño o niña o adolescente, porque si usted va a dar un beneficio para la niñez, el que tiene que tener el beneficio es el niño o niña independientemente de la condición laboral del padre. En lugar de eso se le da el beneficio porque la familia es pobre o la madre es informal o desocupada.

Por eso es falaz llamar a esta asignación universal. No es universal, porque no todos los niños o niñas están cubiertos no sólo por este programa, sino que hay muchos que no están cubiertos por nada, como el caso de los trabajadores por cuenta propia, que no reúnen los requisitos para la asignación formal o la universal. No es universal porque no todos los niños valen igual: unos valen 0 porque no tienen cobertura, valen otro monto si reciben la asignación, pero valen diferente si sus padres son asalariados formales.


Universal


La AUH se planteó como un cambio de paradigma, no se habla de beneficiarios sino de sujetos de derecho. ¿Para usted fue sólo un cambio de palabras?

No, me parece que hay un reconocimiento del derecho a acceder a determinadas transferencias, pero no está plasmada como un derecho de la niñez, sigue estando condicionada a la decisión del Estado. Hay una confusión muy grande que es el centro del problema y de lo que significa derecho, que es algo que se puede exigir por parte de las personas, en cambio, lo que existe en Argentina, en este caso, son beneficios que es el Estado el decide quien lo va a recibir. Lo mismo pasa con la educación: de ser un derecho que el Estado tiene la obligación de cubrir ha pasado a ser una condición para que las personas accedan a un beneficio, se está tergiversando la propia noción de derecho y, esto, que es difícil de comprender porque parece un tecnicismo es el centro de la cuestión.

Cuando usted tiene un derecho, tiene la potestad de ejercerlo contra el Estado y esto es lo que le falta a la Asignación y a tantas políticas sociales. Por ejemplo, no tengo la posibilidad de decirle no envío a mi hijo porque no tengo una escuela adecuada y no sólo eso, sino que me penaliza si no cumplo con esta condición. Creo que esta confusión es la que alguna vez tendremos que revisar en Argentina y, sobre todo, esta idea que los derechos son diferentes según su posición social. El derecho a la niñez es diferente si usted trabaja como asalarias formal, si es desocupada, si vive en determinada zona, si usted gana tanto. Esta forma de hacer política social, que para mí gusto es resultado de una herencia de una concepción paternalista por parte del Estado, meritocrática en el sentido que unos tienen más derechos que otros es el centro del problema de cómo está organizada la política social en el país. Y esto facilita el manejo por parte de punteros políticos, la burocracia, el clientelismo, tiene una justificación que tiene más que ver con el control social que con los derechos sociales de las personas.

¿Cómo analiza la opinión de una porción de la población que asegura que no es justo dar beneficios a alguien que no trabaja?

Ahí hay dos problemas: el primero es creerse que sólo trabajan aquellos tienen un empleo registrado y este es el principal error que es derivado de cómo el estado construye las políticas sociales. En realidad, lo que sucede en Argentina, es que el mercado de empleo no le da trabajo a toda la gente que lo requiere y en caso de dárselo es precario, pero no es cumpla del trabajador no registrado la no registración. El otro ejemplo es el trabajo gratuito, doméstico, habitualmente realizado por mujeres. No está remunerado por el mercado, pero cualquier persona se da cuenta que es imprescindible, socialmente útil, la diferencia es que no se lo pagan. Aquí hay una primera confusión, que es la diferencia entre empleo y trabajo.

La segunda cuestión es que el trabajador formal no solamente tiene mejores condiciones sociales y en el mercado de empleo, sino que además el Estado dice que tiene mejor acceso a las políticas sociales. Primero hay que resolver esta falsa dicotomía entre trabajo y empleo registrado, la propia población va a demandar un empleo, pero la pregunta es qué pasa si el mercado que te lo está dando. Lo último y lo peor que puede hacer es lo que está sucediendo, penalizar al que no lo tiene y decir es un vago, no es un vago trabaja como puede trabajar. Claro que habrá algún vago, pero es estadísticamente irrelevante. Y seguramente hay muchos vagos que tienen mucha plata y a esos la sociedad no les dice nada. Cuál es problema: ser vago o no tener plata, porque hay mucha gente que ocupa las tapas de las revistas y muestra lo bien que vive sin trabajar y, sin embargo, eso la sociedad no lo penaliza porque tiene plata.

El segundo problema es la organización de las políticas sociales, tienen que ser
ciudadanas, en el sentido que la gente tiene que acceder a educación, a salud o al menos a ciertos niveles básicos, por el sólo hecho de ser ciudadano no porque tenga un empleo.

Creo que la Asignación por Hijo se queda en un camino intermedio, por un lado es positivo que le reconozca a la gente que no tiene un empleo registrado, pero por otro lado, sigue haciendo recaer el derecho en la figura del trabajador. Tener un trabajo o no sigue siendo la puerta de entrada para tener un beneficio. Sigue consagrando una concepción de la política social que tiene límites muy claros.


hijo

El gobierno presentó la Asignación asegurando que es un mecanismo que reconoce los mismos derechos para los que empleados formales e informales

Ahí hay una discusión y creo que eso es cierto. La Asignación vincula el beneficio que se paga a la categoría de menor ingreso para los formales. Pero en realidad, el beneficio no es el mismo.
Hay que reflexionar porque en Argentina las políticas públicas se hacen por slogan, suena bien decir si gana más no le pago la Asignación, pero hay que hacer un debate profundo y no se hace porque hay un poder político que no está interesado en hacerlo. Porque cuanto menos diferenciados sean los derechos, menos posibilidades hay de fragmentación, de clientelismo. La regla es sencilla: cuando más simple, única y universal sea una política, menos posibilidades de clientelismo. Y cuando más fragmentada, separada, discriminada sea una política, más posibilidades hay de clientelismo y me parece que en esa gran disyuntiva es donde se juega la discusión y la política social.


Los planes en la región

¿En América Latina existen programas de transferencia condicionada como la AUH?

En general en América latina hay variantes, pero tienen cierto parecido a la AUH. Hay como dos familias de programas: una que apuntan a cubrir a familias declaradas como pobres por el Estado, el caso de Oportunidades en México o el Bolsa Familia, en Brasil. Hay otros programas, como en el caso de Uruguay o Chile, en cierto modo, que han preferido avanzar con las asignaciones no contributivas por hijo.

Argentina se mete en el medio, es como un híbrido entre estos dos tipos de programas. Tiene características de los condicionados, pero en lugar de cubrir a la familia lo que cubre es al trabajador o trabajadora -independiente de los recursos de la familia-, es una asignación que se otorga no por ser pobre sino por ser trabajador informal o desocupado, que gana menos de cierto nivel de ingresos, lo cual es una contradicción, porque si usted es informal cómo sabe cuánto gana, depende de la auto declaración de las personas. Por eso trabajador prefiere no registrarse porque tiene miedo que lo vayan a inspeccionar. Este debate está abierto en América Latina hace mucho tiempo y justamente estos programas focalizados, condicionados, segmentados, que van eligiendo beneficiarios a través de la burocracia estatal y que generan un espacio para el clientelismo político, tarde o temprano van a tener que ser reemplazados por programas que vayan unificando los beneficios, eliminando la fragmentación, tratando de bajar las condicionalidades o haciéndolas iguales para todo el mundo y no solamente para los pobres.

Fuentes de Información - "La asignacion por hijo no es universal"

Dar puntos
18 Puntos
Votos: 2 - T!score: 9/10
  • 0 Seguidores
  • 916 Visitas
  • 0 Favoritos

2 comentarios - "La asignacion por hijo no es universal"

@yosoyamoreterno Hace más de 2 años
+8
Te amo, perdón y Gracias