Está más endeudada la clase media



Los argentinos de nivel socioeconómico medio, aún cuando están endeudados y tienen baja capacidad de ahorro, están dispuestos a seguir comprando



media


Hoy el 72% de los consumidores está pagando algún tipo de crédito con dinero plástico , según surge de una encuesta hecha por la consultora D’Alessio Irol a pedido de Cetelem, la firma del grupo francés BNP Paribas especializada en créditos al consumo. El sondeo que, se hace en 13 países, arrancó por primera en la Argentina este año y refleja -en una muestra de 1.020 encuestados de los segmentos de ingreso ABC1, C2 y C3- la actitud de consumo, la disposición al ahorro y al gasto, entre otras variables. “Por lo que surge del estudio, los encuestados prevén un horizonte sin grandes cambios en 2012, y por ende, entienden que podrán seguir consumiendo”, explicó Pablo Ardanaz Gómez, gerente de marketing de Cetelem.

Las expectativas para este año indicaron que 9 de cada 10 consultados dijeron que esperan seguir consumiendo , con preferencias más coincidentes con el patrón del consumidor europeo que el brasileño. Y 8 de 10 lo harán a través del uso del crédito”, agrega el informe. La idea de seguir recargando la tarjeta de crédito está más asociada a los gastos en viajes, ocio y reformas o equipamiento de la casa. Es decir financiamientos a corto plazo, dado que el crédito hipotecario, por ejemplo, para acceder a la vivienda propia, lo ven aún muy lejano, consigna el informe.

Casi la mitad de los argentinos -el 43%- está endeudado y los hombres más que las mujeres (47% vs. 38%. Un 26% de ese segmento está pagando préstamos personales, dentro de los cuales, la mayoría se refieren a créditos para el equipamiento del hogar, como la compra de un plasma, un electrodoméstico o de muebles.

En cuanto a la capacidad de ahorro, la pirámide social muestra que aproximadamente 6 de cada 10 personas de nivel alto, dice que puede ahorrar, esto baja a 4 de cada 10 en el nivel medio y al 30% en el nivel más bajo . Y si se observa el comportamiento regional, tal vez por el auge de la soja, se ve que el Interior manifiesta mayor capacidad de ahorro que en la Ciudad de Buenos Aires