El famoso grupo de piratas de la web lanzó Anontune, un sitio en el que se puede bajar música de donde esté en Internet, mediante un programa que la busca; entrar en la página implica un acto de confianza

Música legal, cortesía de Anonymous

Lo que hace Anontune es automatizar lo que la gente hace de forma manual. Después de registrarse en el sitio ,los usuarios pueden armar listas de canciones con solo escribir los nombres de lo que quieren escuchar. Es el turno del “motor musical” de Anontune, que encuentra las canciones en la web.

Actualmente la mayoría de los archivos vienen de YouTube y Soundcloud, pero ya se trabaja para añadir Yahoo Music, Myspace Music, Bandcamp y otros. Entonces, los usuarios de Anontune.com, que por ahora son menos de mil, solo presionan play.

La revista Wired, una de las más prestigiosas publicaciones en lo que a tecnología se refiere, alerta a sus lectores curiosos: “El sistema se basa en ejecutar una aplicación de Java. A menos que usted tenga extrema confianza o use VMWare, debería pensar con mucho cuidado antes de permitir que se abra en su computadora un programa desarrollado por miembros de Anonymous”.

La idea de Anonymous es proveer una plataforma abierta y flexible para escuchar música sin tener que piratearla o enfrentar problemas legales. Los usuarios de Anontune, por lo demás, pueden permanecer anónimos.

Expertos consultados por Wired expresaron ciertas dudas con respecto al futuro del sitio, ya que sin bien la idea es atractiva y aunque los métodos sean totalmente legítimos, el grupo detrás de la idea es un blanco que ofrece debilidades a ser atacadas por la industria de la música.

De acuerdo a la abogada de Electronic Frontier Foundation, Corynne McSherry, “el gobierno de Estados Unidos está muy activo en usar todas sus prerrogativas en el terreno de Internet y a ese gobierno no le agrada mucho Anonymous”.
Otros servicios musicales pueden intentar cerrar algún tipo de trato con los sellos discográficos para evitar problemas legales, pero esa no es una opción en este caso.

McSherry entiende que si el proyecto de Anontune se demuestra viable, los defensores de los derechos de autor se van a poner muy nerviosos, porque es un caso en el que no hay nadie para negociar. La revista Wired intentó comunicarse con miembros de la industria, pero nadie quiso referirse al tema.

Los creadores de Anontune creen que, cuando el proyecto esté completamente desarrollado (en la actualidad está al 20%) el servicio mejorará la manera en la que la gente se relaciona con la música.

Las dudas son variadas, con respecto a las trabas que tendrán de parte de las autoridades y también a lo que lograrán, desde el punto de vista técnico, como para hacer posible una experiencia gratuita, anónima y variada de disfrutar la música, pero las ambiciones son enormes: “Esta es la operación Mozart”, arengan.


La web:
http://anontune.com/

web

hacker