Un gato condenado al sacrificio vive gracias a donaciones en Facebook

Un gato le debe la vida a Facebook

'Corky' nació con una enfermedad llamada artrogriposis bilateral, por lo que fue operado y ahora está en recuperación (Cortesía/CATS Cradle Shelter).

Las redes sociales no sirven sólo para compartir videos de gatos chistosos, sino, a veces, para salvar a estos felinos de la enfermedad o de la muerte.

Su nombre es Corky y este gatito estaba programado para ser sacrificado en un refugio para animales sin dueño en Dakota del Norte, Estados Unidos. Un niño vio al animal arrastrándose en una calle muy concurrida.

Corky tiene una deformidad congénita llamada Artrogriposis bilateral, lo que básicamente significa que sus patas traseras están “al revés” y entrecruzadas, como un sacacorchos, si se quiere (del inglés corkscrew, de ahí el nombre de Corky).

Es una condición de la que rara vez se oye hablar en los gatos, porque generalmente los animales que nacen con este problema son sacrificados. Pero Gail Ventzke y Carol Stefonek vieron algo especial en la pequeña mascota. Ambos son cofundadores y directores del refugio llamado CATS Cradle Shelter y recibieron una llamada que los alertó respecto a que Corky estaba en problemas.

"Tenemos que ayudarlo", pensó Stefonek cuando conoció a Corky. "De inmediato lo puse dentro de mi abrigo, junto a mi corazón, y se ha quedado allí desde entonces”.

"Es increíble", dijo Ventzke a la cadena de televisión Headline News (HLN). "Este gatito tiene una personalidad muy juguetona y él no sabe que haya nada malo con sus patas”.

Unos días después de la adopción de Corky, Stefonek y Ventzke empezaron a ver opciones para ayudarlo. Muchos de los veterinarios consultados no querían tomar el caso por considerarlo demasiado complicado. Sin embargo, el Dr. Dan Burchill de Castleton Veterinary Services, le echó un vistazo a las radiografías de Corky, lo examinó y decidió tomar la oportunidad.

"Él es nuestro héroe", dice Ventzke. "Básicamente, el doctor Burchill inventó este tipo de cirugía por Corky. Y también se ha enamorado del pequeño gatito. Viene en sus días libres para cambiarle las vendas personalmente y ¡no quiere que nadie más lo toque!".

Originalmente se pensó que la cirugía podría durar unas dos horas y costar alrededor de 2,500 dólares. Sin embargo, terminó siendo el doble de larga y Corky ha estado en terapia intensiva desde principios de abril. Los nuevos números que se barajan es que va a costar dos o tres veces más que lo previsto. Pero Ventzke dice que el dinero por ahora es en lo que menos piensan.

"Él se ha prendido a nuestro corazón como ningún otro gato que hemos tenido y se lo debemos”, dijo, a HLN. "Vamos a darle lo que necesite para que pueda recuperarse”.

Luego de contar la historia de Corky en su página de Facebook y recibir algo de atención de los medios locales, las donaciones comenzaron a llegar desde países de todo el mundo: Suecia, Australia y Argentina, por nombrar algunos lugares.

Stefonek y Ventzke recorren 60 kilómetros de ida y vuelta todos los días para visitar a Corky en el hospital, y dicen que ha ido progresando muy bien. El gatito tiene hidroterapia, acupuntura, terapia física y terapia con láser varias veces al día y sus dueños creen que va ser capaz de caminar de nuevo, aunque nunca como un gato normal, debido a las placas de acero que ahora tiene en sus patas.

Pensando en el futuro, Ventzke y Stefonek dicen que lo están tomando de a un día por vez. Pero ya tienen una idea en mente para Corkty: “nos gustaría entrenarlo para que sea un gato de terapia, e ir a la sala de los niños en los hospitales y mostrárselos y decirles '¿saben qué?, si Corky puede hacerlo, ustedes también pueden’”, dice Stefonek.

Después de todo el dinero y la terapia, hay quienes le han preguntado a la pareja si vale la pena.

"¡Por supuesto!", Dice Ventzke. "No creo que haya nada que haya hecho en los últimos cuatro años de rescates que haya valido más la pena. Este pequeño gatito es increíble”

"Cada vida es importante, cada vida cuenta. Todo el mundo puede marcar una diferencia sin importar lo pequeña que sea", dice Stefonek. "Si la gente pudiera concentrarse un poco más en el bien, el cuidado y la compasión, tal vez nuestro mundo sería un mejor lugar ahora mismo”.

Si quieres saber más sobre la salud de Corky, puede obtener actualizaciones sobre su progreso en su página de Facebook. Además el refugio CATS también continúa recibiendo donaciones para el cuidado continuo de Corky en su sitio.