Travesti: "me violaron unos policias"

Travesti denunció haber sido violado por policías en comisaría
perra
imagen ilustrativa


El jueves 21 a la madrugada, "Ayelén", una travesti de 24 años, salió de un boliche y tomó un taxi. A mitad de camino le pidió al chofer, de 27 años, que se detuviera y bajó a orinar. De inmediato los cruzó un patrullero, y los dos policías los llevaron detenidos a la comisaría 2ª de San Miguel de Tucumán.

Lo que empezó mal, terminó peor: ella fue violada y él, ultrajado; pasaron casi 24 horas en el "chancho", la inmunda celda de castigo; y al taxista no le devolvieron la billetera ni los casi 100 pesos que llevaba.

"Ayelén", quien conoce poco sobre sus derechos, recordó al menos que toda persona detenida tiene derecho a hacer una llamada y se puso en contacto con una compañera, quien llamó al doctor Carlos Garmendia, abogado de la Fundación María de los Ángeles y representante por la acción civil en el juicio por Marita Verón. En la misma comisaría donde los habían denigrado, Garmendia hizo que le tomaran la denuncia al chofer. "Ayelén", en cambio, la hizo directamente en la Fiscalía 6ª, hoy.

"Ayelén" y el taxista coincidieron en que los mismos policías que los detuvieron, fueron quienes, ya en la cocina de la seccional, los hicieron quitarse las ropas y quedarse completamente desnudos. Cuando un rato después, el chofer fue llevado al "chancho", "Ayelén" le contó que abía sido violada. "Los dos policías me violaron", confirmó hoy a Clarín.com.

El "chancho" o "chanchito" –llamado así por lo nauseabundo– es una minúscula celda de un metro por dos, sin ninguna abertura ni ventilación. "El lugar se encontraba sucio. Había mucho olor a orina y había orina en un balde. No había ventanas ni luz", describió el chofer. De allí los sacaron para hacerles firmar una declaración, sin permitirles leerla, y volvieron a llevarlos al calabozo, donde más tarde, los policías metieron a dos personas más.

"Uno de los hombres le contó al taxista que los policías le habían pedido 2.000 pesos para dejarlo en libertad –contó hoy "Ayelén"–. A mí me pidieron 500". El abogado Garmendia agregó que la multa que debe pagarse por una contravención es de 30 pesos.

"Ayelén" no sabe los nombres de los policías que la violaron, pero sí podría identificarlos. "Deben ser separados inmediatamente de sus cargos, al igual que el comisario y el subcomisario a cargo de la seccional 2ª", reclamó Garmendia. /2