Las acciones de YPF ahora valen la mitad
Expropiación "K". El director general de Repsol en Argentina vendió sus acciones antes de que se anunciase la expropiación. El canciller español descartó consecuencias para el Mercosur




Las acciones de YPF ahora valen la mitad


La expropiación que anunció el gobierno "K" a mediados de este mes provocó un derrumbe histórico en el valor de las acciones de YPF en la Bolsa porteña. En abril los papeles de la petrolera pasaron a valer la mitad.

Aunque ya registraban una tendencia hacia la baja por la crisis mundial -en un año los papeles perdieron un 57,2%-, el conflicto entre el gobierno y la petrolera española Repsol por la falta de combustible y el supuesto incumplimiento en las cuotas de explotación, que comenzó en enero último, fue un factor determinante en la caída de las acciones .

Mientras que el 30 de marzo las acciones de YPF cotizaban en la Bolsa porteña a $147 (US$ 24,9) por unidad, el 3 de abril ya estaban a $123 (US$ 21,4). El derrumbe más abrupto se produjo tras el anuncio de la nacionalización de YPF; los papeles cayeron el 18 abril un 18,66% y cotizaban a $77 (US$ 13,4), su valor más bajo desde marzo de 2009, cuando aún sufría las consecuencias de la crisis financiera mundial.

De todas formas, la tendencia a la baja continuó: y el miércoles la acciones de YPF pasaron a valer $70,5 (US$ 12,2), cayó 5,11%, lo que representa una perdida de un 52,04% en lo que va del mes. Aunque ayer lograron subir 7%.


DIRECTOR VENDIÓ TODO. El director general de Repsol en Argentina, Antonio Gomis, vendió gran parte de sus acciones de la petrolera española antes de que el gobierno argentino expropiara YPF, según informó el Financial Times y El Confidencial ayer. El alto directivo se desprendió de 9.424 acciones de Repsol en noviembre de 2011, justo cuatro días después de que se descubriera el gran yacimiento hidrocarburífero de Vaca Muerta en Neuquén, y en el mismo mes en que el representante del Estado en la empresa se opuso en el consejo de administración al pago del dividendo. Gomis todavía conserva una participación de 6.585 acciones en Repsol.

Gomis, veterano directivo de Repsol, era en Buenos Aires la mano derecha de Antonio Brufau, presidente de la multinacional. Hasta el nombramiento de los Eskenazi (la familia argentina que tiene el 25% de las acciones de la firma) como gestores de YPF a principios de 2008, Gomis era el número uno de la española en la Argentina. Tras la toma de control de los exsocios de Repsol, fue nombrado adjunto al vicepresidente ejecutivo para que Brufau tuviera un control directo de las decisiones de los Eskenazi.

Según fuentes financieras, Gomis comunicó la venta de sus 9.424 acciones de Repsol el 11 de noviembre de 2011, apenas nueve días después de la reunión del consejo de administración de YPF en el que se debatió la política de dividendos. La compañía aprobó repartir $7,15 (US$ 1,2) por cada título. Sin embargo, Roberto Baratta, consejero en nombre del gobierno, se opuso a ese pago porque aseguró que Repsol y los Eskenazi estaban descapitalizando la empresa.

En esa reunión, Baratta expuso la preocupación del gobierno por el reparto del 90% de los beneficios de YPF mientras el déficit energético aumentaba hasta los US$9.500 millones. Fruto de esa presión, YPF decidió retrasar hasta marzo la aprobación de la política de retribución a los accionistas, que finalmente modificó. Repsol nunca entendió esa postura porque al mismo tiempo, según la española, Baratta aprobaba la gestión de la filial.

Gomis se desprendió de sus títulos a un precio de 27 dólares, por lo que recibió 255.984 dólares. Estas acciones valen ahora 162.461 dólares tras el desplome que ha sufrido Repsol en los mercados de capitales después de la confiscación .

Fuentes de Repsol han confirmado totalmente esta información, la cual han justificado por una decisión de su directivo por motivos personales. En concreto, porque necesitaba liquidez para hacer frente a unos gastos inmobiliarios. Además añaden que la venta de los títulos se hizo dentro de los plazos legales que los ejecutivos disponen para operar con valores de la compañía.

DIPUTADOS. La Cámara de Diputados empezó ayer a tratar en un plenario comisiones el proyecto de ley para confiscar el 51 por ciento de las acciones de YPF, que a la madrugada obtuvo (con 63 votos a favor y 3 en contra) media sanción del Senado. Los miembros de la Cámara baja votarán el próximo jueves.

En su intervención, la diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, denunció la responsabilidad del gobierno en la crisis que atraviesa la petrolera. "Cuando ustedes decían que yo estaba loca se estaban robando YPF con la complicidad de todo el gobierno", expresó la legisladora, quien confirmó que no votará a favor del proyecto de reestatización. "No vamos a votar porque supone un delito de encubrimiento. Pero tampoco vamos a votar en contra porque fuimos los primeros en denunciar a Repsol", afirmó.