AUN PIENSAS QUE ES SANO SU CONSUMO?

l consumo de la picadura de marihuana se popularizó en el mundo occidental hacia fines de la década del 50, en particular en los sectores juveniles. Desde ese entonces, su consumo no ha dejado de crecer en la Argentina y en el mundo.

En la actualidad es la droga de iniciación en el país y, según un relevamiento oficial, en 2011 casi el 20 por ciento de la población recibió ofertas para consumir cigarrillos de marihuana ( cannabis sativa ).

Ese estupefaciente goza hoy de una alta tolerancia social. Para el común de la gente, la marihuana es falsamente catalogada como una droga "menor", que sólo produce un bienestar sin riesgos. Pero la realidad es otra, pues el consumo constante genera males irreversibles, dicen los expertos.

Una encuesta de consumo de drogas realizada por la Sedronar en 2010, reveló que unas 600.000 personas entre los 12 y 65 años aceptaron haber consumido marihuana en ese año.

Esto, en parte, en que el grado medio de adicción de la marihuana suele ser alto y, por ello, resulta difícil dejar su consumo.

Según el profesor Juan Carlos Leza Cerro, titular de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, si se la compara con otras drogas, la marihuana posee una dependencia física débil en pequeñas y esporádicas dosis.

Pero si la ingesta es mayor y se prolonga en el tiempo, suele producir, como varios síntomas de riesgo, desasosiego, irritabilidad, agitación, temblores, anorexia, insomnio y temblores acompañados de náuseas.

Por ello la marihuana induce a una dependencia fundamentalmente psicológica. Para el mismo especialista, según los estudios realizados en aquella prestigiosa casa de estudios, el consumo de marihuana en forma constante o su abuso puede generar distintas complicaciones clínicas en las personas, tales como:

Sistema cardiovascular: elevada presión arterial, acompañada de severas taquicardias que, según el caso, pueden ser mortales.

Aparato respiratorio: distintas sustancias de la marihuana producen broncodilatación, pero este efecto suele enmascararse en irritaciones como laringitis, traqueítis y bronquitis.

Aparato digestivo: las citadas sustancias pueden producir diarrea e irritación intestinal.

Efectos psicológicos: se inician pocos minutos después del consumo y duran entre 60 y 90 minutos. Comienza un período de excitación con una sensación de bienestar y de euforia. La percepción temporal se altera, al igual que la audición y la visión, especialmente la distinción de los colores.

Tampoco es raro que surja una rara hilaridad, locuacidad momentánea y megalomanía. Puede terminar el efecto de la marihuana con un acceso de bulimia y se han demostrado alteraciones severas de la memoria.

Eso es sólo el principio..