La Fiscalía reclama 223 años de cárcel para el doctor Sami Y. A. por supuestamente abusar sexualmente de 29 pacientes. Según el escrito fiscal, el acusado, de 60 años, habría cometido esos abusos cuando pasaba consulta a sus pacientes como ginecólogo en el Centro de Atención Primaria Rio de Janeiro de Barcelona y en dos consultas privadas que tenía en Premià de Mar y Barcelona, entre los años 2003 y 2006.

El fiscal considera que mientras realizaba la exploración de las pacientes, presuntamente, el ginecólogo les tocaba sus partes íntimas "sin hacer alusión a patología alguna". En la mayoría de casos estas exploraciones se hicieron sin que el doctor llevase guantes y sin la presencia de una auxiliar de enfermería "quien permanecía detrás de una cortina".

En algunos casos la paciente le recriminó al acusado sus tocamientos en las partes íntimas y el doctor le respondió que "estaba comprobando posibles cánceres de vulva" o a otra le puso un "hielo" en el pezón. Supuestamente también acarició las piernas de una paciente "para comprobar la circulación sanguínea" e incluso mientras le tocaba "en círculos" les pechos a otra, la mujer "ante lo extraño de la situación llegó a cruzar los brazos y decir 'basta, ya se acabó'".

La acusación pública destaca que el acusado utilizaba expresiones como "cariño no te preocupes no estés nerviosa" mientras hacía las exploraciones y en otra ocasión dijo "uhm, esto está como para ponerle limoncito", mientras tocaba una vagina de otra víctima. La Fiscalía afirma que en 2005 en su consulta privada de Barcelona también estuvo más de media hora haciendo una exploración vaginal por lo que le acusa de un delito de abuso continuado.

En total, el fiscal le acusa de 35 delitos de abusos sexuales cometidos sobre 29 pacientes y además de la pena de prisión reclama una indemnización de 174.000 euros para todas, unos 6.000 euros por cada víctima, de los que 156.000 tendrá que hacer frente la Generalitat, de forma subsidiaria en caso de ser condenado, ya que supuestamente se cometieron en un centro público.