Ya no es novedad. La Argentina es un destino turístico predilecto para los extranjeros, pero cada vez son más los que eligen venir a estudiar una carrera universitaria. El fenómeno abarca tanto a los centros públicos como a los privados. Y especialistas del sector educativo estiman que hoy hay más de 25.000 foráneos estudiando en el país.

Los últimos datos oficiales del Ministerio de Educación de la Nación surgen de un informe elaborado por el Programa de Promoción de la Universidad Argentina, que arroja que son 23.737 los estudiantes extranjeros, de los cuales más del 62% se concentra en la ciudad de Buenos Aires. Un poco más del 61% estudia en instituciones de gestión privada. Del 2007 a esta parte, el número creció y, si bien todavía la Secretaría de Políticas Universitarias trabaja para obtener estadísticas más precisas, las cifras de las principales universidades metropolitanas ya reflejan un incremento.

La mayoría de los jóvenes proviene de países de América latina, principalmente de Colombia. Pero llegan también, en menor medida, europeos y estadounidenses. Vienen a estudiar carreras de grado, posgrados y maestrías. Los MBA (Master in Business Administration) son los más populares. Además, el turismo educativo, que implica desde cursos de español hasta clases de tango, es otro atractivo que promueve la llegada de gente de todas partes del mundo.

"En la Universidad de Palermo el 30% de nuestros estudiantes son extranjeros y la cifra crece: sólo este año el aumento total fue del 2% y ya tenemos entre 3500 y 4000 alumnos internacionales", afirma Gabriel Foglia, decano de la Facultad de Ciencias Económicas. En el caso de esta institución, una de las privadas preferidas por los extranjeros, siempre hubo una clara intención de internacionalizarse. "La universidad tiene estrategias de comunicación en distintos países, se organizan charlas y se hacen campañas publicitarias, pero nuestro principal motor es el boca a boca de los alumnos que recomiendan su experiencia", dice Foglia.

Desde UBA Internacional, la secretaría que trabaja desde 1987 en el ámbito de Asesoría de Relaciones Internacionales de la Universidad de Buenos Aires, afirman que en 2009 eran casi 6700 los alumnos extranjeros en las distintas facultades, lo que representó un aumento de más del 45% con respecto a 2007.

Actualmente consideran que el número sigue en escalada, lo que confirma su posicionamiento como la más reconocida en la comunidad educativa regional. "En Latinoamérica la universidad tiene un gran prestigio, se posiciona básicamente gracias a los rankings y atrae por no sólo por su nivel académico sino también por su gratuidad", explica Matías Perdigurés, desde la secretaría.

Según el Shanghai Jiao Tong University Ranking, junto a la Universidad Nacional Autónoma de México, y la Universidad de San Pablo, la UBA se encuentra entre las tres de más renombre en Latinoamérica. En este sentido, Perdigurés confirma que el 49% de los estudiantes extranjeros que la eligen son primordialmente de países del Mercosur y que las carreras más solicitadas por ellos son Medicina y las de Ciencias Sociales y Filosofía.

Si bien la UBA goza de buena fama, Brasil domina los rankings de universidades latinoamericanas. En un relevamiento del centro especializado QS divulgado el año pasado, la Universidad de San Pablo resultó la mejor de la región, delante de México, la Argentina y Chile. La UBA se ubicó en el octavo lugar. A pesar de esto, la barrera que impone el idioma es un factor determinante que lleva a los latinos a elegir la instituciones en la Argentina por sobre cualquier universidad brasilera.

El boom de los estudiantes colombianos

En la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), el grueso de alumnos extranjeros es de intercambio, pero en los últimos años se produjo un incremento de estudiantes residentes, más que nada provenientes de Colombia. "En 2009 teníamos sólo 50 alumnos colombianos", asegura Mercedes San Martín, coordinadora del área de Relaciones Internacionales. "Hoy ese número creció un 45%", asegura.

El caso de los estudiantes colombianos es elocuente. El sistema universitario de Colombia es muy caro, incluso para asistir a la universidad pública se debe pagar un arancel por semestre. "Los colombianos ponen el primer foco en la UBA por su gratuidad, algo que no encuentran en su país" dice San Martín. Según la licenciada, solían elegir a los Estados Unidos, pero la crisis económica cambió el escenario y ahora es un destino para aquellos que poseen un nivel socioeconómico más alto: "En la Argentina ven una oferta más barata y de calidad".

Todos los especialistas consultados por LA NACION coinciden en que la Argentina cuenta con una educación superior privilegiada, de mucha notoriedad en la región. Así, si se compara la Tasa de Estudiantes Internacionales de Argentina (1,05%) con las de otros países se observa que se encuentra en la media de los países latinoamericanos: es superior a la de Chile (0,90%) y México (0,10%) pero inferior a la de Uruguay (2,20%). Respecto de los países europeos, supera la tasa que presenta España (0,80%).

Aunque la mayoría elige Buenos Aires por su atractivo, esta reputación alcanza a todas las universidades del país. Es que el sistema universitario argentino cuenta con 47 universidades nacionales para las cuales se destinan más de 17 millones de pesos del presupuesto nacional, según se aprobó en la ley de presupuesto en diciembre pasado.

En un siglo XXI globalizado, la educación con dimensión internacional es un valor agregado que las universidades argentinas eligen fomentar. "El fenómeno de internacionalización es muy grande, nuestra universidad no tenía una estrategia concreta respecto a esto pero la realidad está marcando que hay que mirar hacia fuera", sentencia San Martín.

"La diversidad enriquece el proceso educativo y eso es algo que cualquier universidad promueve, tener alumnos con distintos backgrounds hace una mejor experiencia universitaria", aporta por su parte Foglia.