Acusan a una chica de matar a su novio con agua hirviendo


La víctima agonizó varios días. Su familia dice que ella siempre lo golpeaba.

Mato a su novio con agua hirviendo
Matías Cuello tenía 24 años. Trabajaba como operario en una distribuidora de golosinas y hacía unos meses había dejado la casa de sus padres para mudarse junto a su novia, que estaba embarazada. El lunes, el joven murió tras varios días de agonía con quemaduras en más de la mitad de su cuerpo . Ahora un fiscal de Pilar acusó a su pareja por el homicidio y pidió su detención. Pero anoche la chica continuaba desaparecida.

El ataque ocurrió el 15 de abril en una modesta habitación que Matías y Florencia Trías (19) alquilaban en una casa en Manuel Alberti, Pilar, al norte del conurbano.

La pareja peleó a los gritos.

Y, según las pericias, Florencia le tiró agua hirviendo a su novio . La única testigo de lo que pasó fue la beba (ya de seis meses), que hoy está desaparecida con su madre.

Según dijeron a Clarín fuentes de la investigación, se trató de un caso de violencia doméstica.

“Lo que suele verse comúnmente, es que el hombre ataque a la mujer. Pero éste hecho fue al revés” , dijeron los voceros. “Al principio se consideró que las quemaduras que tenía la joven en las manos podían ser defensivas, pero después se comprobó que directamente había agredido a su novio” , agregaron.

“Necesitamos que encuentren a esta chica. Estamos muy mal por lo que ocurrió con mi hijo, con su muerte. Pero ahora, además, tenemos miedo por lo que pueda hacerle a mi nieta” , le dijo a Clarín Luis Cuello, papá de la víctima. Matías casi no veía a su familia, aprovechaba cuando salía temprano de trabajar para visitarla, casi a escondidas. “Yo conocí a mi nieta el día que internaron a mi hijo, porque esta chica no nos dejaba verlos. Ni sé donde vivían, porque ella nos prohibía ir y le prohibía a mi hijo que nos visitara”, relató Luis. La pareja había vivido unos meses en la casa de los Cuello. Pero cuando la familia se dio cuenta de que Florencia solía pegarle a Matías , los jóvenes se mudaron.

“A ella nunca más la vimos y a él lo veíamos muy poco. El trataba de ocultarnos las agresiones. Pero un día, mi hija lo vio muy golpeado, con los ojos morados. Y entonces conseguimos que una asistenta social lo asesorara para hacer una denuncia. Nunca la hizo, por miedo a no poder ver más a la nena . Ella lo extorsionaba”, detalló el padre.

La familia cree que la pelea se generó porque el día anterior al ataque (el sábado 14), Matías había estado en un asado en la casa de su hermana, celebrando el cumpleaños de su sobrino. “Esta chica le hacía escenas de celos, problemas por cualquier cosa.

No era una pareja normal.


Y cuando nos dimos cuenta de que era una violenta obsesiva, se fueron”, contó el padre. A Matías se lo veía triste, preocupado. Tenía esperanzas de que el vínculo con su novia mejorara. Pero entonces, ya no hubo retorno.

“Ahora, nuestro principal temor pasa por la beba y lo que pueda hacerle a ella”, concluyó Luis.







Nota notese que esto tambien es violencia de genero y no salio en todos lados, lo que pasa hoy con todos los medios, sin importar la ideologia ni los intereses que tengan, es que usan las cosas que miden rating, decir violencia de genero mataron a una mujer, conmueve....decir una mujer mato a un hombre no pasa nada.

agua