Comunistas paraguayos vuelven a legalidad tras 66 años de prohibición

El Partido Comunista Paraguayo (PCP) celebró en plaza pública de esta capital su regreso a la legalidad, justo en el aniversario 66 de su prohibición.

Paraguay: comunismo vuelve a la legalidad

El Tribunal Supremo de Justicia Electoral reconoció la vigencia de la organización y su derecho a participar en los comicios de abril del 2013, poniendo fin a la prohibiciónlegal de su existencia subrayada ante su enfrentamiento decidido a la dictadura de Alfredo Stroeener (1954-1989).

La organización efectuó un festival frente al capitalino Panteón de los Héroes, con la participación de artistas populares y representaciones de distintos sectores del partido y otras agrupaciones políticas que forman parte del gobernante Frente Guasú.

Al acto asistió la dirección histórica del PCP, encabezada por Luis Casavianca, su presidente, así como los embajadores de Cuba y Venezuela, Bernardo Guanche y Javier Arrúe, respectivamente.

También estuvieron presentes la ministra de Salud, Esperanza Martínez, y el precandidato presidencial Luis Bareiro.

El secretario general del Partido, Najeeb Amado, destacó que la vuelta a la legalidad oficial llegaba después de 66 años de prohibirse la actividad de la organización y es un momento histórico en el que se devuelve un derecho a los comunistas después de décadas de lucha.

Anunció la celebración anual, en mayo, de una Semana del Coraje, para desarrollar la amplia gama de la cultura revolucionaria y como encuentro especial para la militancia juvenil en combate contra un sistema de producción que explota y oprime al pueblo.

Amado agregó que el PCP ratifica su compromiso inconmovible con todos los procesos revolucionarios y especialmente con los pueblos de Cuba y Venezuela, Ecuador, Bolivia y otros de América Latina, porque ellos son expresión de un nuevo mundo mejor y socialista.

Banderas paraguayas y del partido, consignas coreadas con vivas a Fidel Castro y Hugo Chávez, así como grabaciones con palabras del comandante Ernesto Ché Guevara sirvieron de fondo a la emotiva demostración.