Píldora contra el alcoholismo

Píldora contra el alcoholismo
El nuevo medicamento está pensado para moderar el consumo de bebidas alcohólicas pero no para evitar el estado de alcoholismo crónico. En Europa se comercializa como Selincro.


EL MEDICAMENTO, SEGÚN LOS EXPERTOS, BLOQUEA LOS MECANISMOS DEL CEREBRO RESPONSABLES DEL EFECTO DE PLACER QUE PROPORCIONA EL ALCOHOL, LO QUE AYUDA A COMBATIR EL ANSIA POR BEBER EN EXCESO.

Una nueva píldora que puede reducir hasta 60 por ciento e, incluso, erradicar el consumo de alcohol en las personas comenzará a comercializarse en América Latina bajo el sello del laboratorio danés Lundbeck.

A pesar de que en América Latina no hay un nombre comercial asignado, en Europa ya ha sido registrado como Selincro y su nombre genérico es Nalmefene.

El abuso de alcohol es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), anualmente 2.5 millones de personas mueren por alcoholismo.

A diferencia de los medicamentos que existen para el manejo de esta enfermedad como un estado de intoxicación, este medicamento evita que el paciente siga teniendo el deseo de ingerir alcohol y, con ello, lograr la moderación del consumo.

Es decir, bloquea los mecanismos del cerebro que son responsables de proporcionar el placer que provoca la ingesta de alcohol y combate el ansia de beberlo en grandes cantidades.

Barrell explicó que los efectos de este fármaco dependerán principalmente del paciente y sus hábitos, ya que, según los resultados de estudios que se dieron a conocer el mes pasado, los pacientes con problemas de adicción al alcohol lograron reducir su consumo hasta 60 por ciento.

“Personas que no tienen este problema podrían llegar a abstenerse del alcohol, pero eso dependerá del paciente”, aseveró.

Esta píldora está contemplada para la moderación del consumo de alcohol y no precisamente para evitar la ingesta ni para controlar el estado de alcoholismo crónico, aunque Barrell reconoció que es posible alcanzar la abstinencia en algunos pacientes.

La gran diferencia de este fármaco, aseguró, es que permite al paciente tener un papel activo en la reducción de su consumo de alcohol.

Los medicamentos actuales para manejar el alcoholismo, señaló, no permiten al mismo paciente tener una decisión directa sobre la cantidad que puede o no tomar.

“La mayoría tiene ese efecto, le produce al paciente tal rechazo que éste empieza a presentar problemas, tanto porque tiene el deseo de seguir consumiendo, como porque el medicamento le produce tal malestar que se siente peor”, aseveró.

Hasta el momento, el producto ha sido aprobado únicamente en Finlandia, que es el lugar donde se hizo la investigación por primera vez, debido a los altos índices de alcoholismo, y ahora se encuentra en proceso para su venta en otros países.

De aprobarse, este medicamento será el primero que ayude a las personas con adicción a las bebidas embriagantes a reducir el consumo diario y con apoyo de terapia sicológica, auxiliarles a dejarlas.

El medicamento está hecho con base en Nalmefene, un compuesto antagonista opioide que podría causar algunos efectos secundarios similares a los del resfriado, como náusea, fatiga, sudor en exceso y mareo.

La efectividad de la píldora
El mes pasado se dieron a conocer en el Congreso Europeo de Psiquiatría en Praga, los resultados de una investigación realizada a mil 997 pacientes de Finlandia, Austria, Suecia y Alemania que se sometieron a un tratamiento. A la mitad de los participantes se les dio un placebo.

Los participantes recibieron asesoría sicológica y médica para motivarlos a seguir la terapia de seis meses en los que debían tomar una tableta cada vez que sintieran necesidad de ingerir alguna bebida alcohólica.

Los pacientes redujeron su consumo diario 66 por ciento, en promedio, comparado con el grupo que tomó el placebo. La cantidad de ingesta se redujo de 84 gramos al día (una botella de vino) a 30 gramos al día (un vaso de vino).

Asimismo, lograron disminuir los días que bebían en exceso (más de 60 gramos de alcohol en hombres, o 40 gramos en mujeres)
en un promedio de 19 a siete días al mes, logrando mantenerlo por un año.

David Collier, uno de los investigadores de la Universidad Queen Mary, en Londres, dijo a la BBC que la gente que participó tenía un problema real de dependencia al alcohol y aunque la mayoría había pedido ayuda “otros habían fracasado con sus estrategias de abstinencia para dejar de beber”.

“Para mucha gente, la abstinencia es la opción correcta, pero no todos pueden o quieren hacerlo. Y entre quienes la intentan, esta estrategia sólo ayuda a la mitad”, señaló Collier.

Lundbeck ya solicitó a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) la licencia de comercialización del fármaco para el tratamiento de la dependencia a las bebidas embriagantes.

Sin embargo, el servicio de comunicación británico, señaló que aún es necesario conocer cuáles pueden ser los efectos a largo plazo del medicamento, como el evitar una recaída a la adicción o su potencial de causar abuso.

0 comentarios - Píldora contra el alcoholismo