En EE. UU. los menores de edad, pueden recibir una condena más severa que los adultos por no entender el sistema judicial. Además, "cuando un joven no tiene recursos económicos para pagar una buena defensa, el juicio es muy deficiente y superficial", según el analista Alfredo Gutiérrez.



Los menores de EEUU "tienen tanta ley como puedan pagar


Lo demuestran casos como el de un joven condenado a perpetua sin derecho a libertad condicional cuando tenía 15 años, por haberse visto implicado en el asesinato de un narcotraficante.

Muerte