Chino decapitó a hombre y se comió sus entrañas a bordo de un bus por “confundirlo” con un alien



Un ciudadano chino, identificado como Vince Weiguang Li (44), confesó haber asesinado brutalmente a Tim McLean (22) a bordo de un bus en Canadá porque según él, pensaba que era un extraterrestre.

El horripilante crimen, cuyo juicio se desarrolló por estos días, ocurrió el 30 de julio de 2008 cuando McLean tuvo la mala suerte de sentarse al lado de Li en una máquina de pasajeros que iba llena, según consignó BBC Mundo.

Luego de un rato en el vehículo, el acusado tomó un cuchillo y apuñaló al joven en más de 40 ocasiones, para luego decapitarlo, comer sus entrañas y mostrar con orgullo la cabeza de la víctima a quienes viajaban en el móvil, según indicaron testigos. Ante tamaño panorama tanto el conductor como los demás pasajeros abandonaron el bus.

En una entrevista con la Sociedad de Esquizofrenia canadiense, Vince dijo que cometió los actos para cumplir “una misión de exterminio de extraterrestres” y que en ese momento creyó que este joven era una amenaza para la tierra. De hecho, el psiquiatra que lo atendió señaló que este hombre pensaba que “fue elegido por Dios para salvar a la Humanidad”.

“Yo estaba muy asustado. Recuerdo que le corté la cabeza. Yo creía que era un alien. Unas voces me dijeron que lo matara porque me iba a asesinar a mí o a los demás. Pero, yo no creo esto ahora”, manifestó el aludido, asegurando que se arrepentía de lo sucedido.

Luego, Li se refirió a lo que desearía decirle a la madre del malogrado joven. “Si yo pudiera hablar con ella directamente, le diría que haría cualquier cosa por su familia, le pediría perdón, pero sé que sería difícil de aceptarlo”, indicó.

Cabe destacar que el “asesino del bus” -como lo llama la prensa canadiense- fue detenido tres horas después del hecho cuando trataba de salir por una ventana del bus.

Durante una audiencia previa al juicio mencionado, se le escuchó decir “por favor, mátenme”, informó el portal RT.

Sin embargo, fue considerado inimputable ante la ley debido a que fue diagnosticado con esquizofrenia paranoide, siendo derivado a un centro de salud mental cerca de Winnipeg. Al momento del crimen, sin embargo, nadie sabía que estaba enfermo.

Chris Somerville, presidente de la Sociedad de Esquizofrenia de Canadá, dijo a los medios de prensa que Li había comprado el cuchillo usado en el ataque a su compañero de asiento para protegerse de los “aliens”.