Mujer en Bélgica reconoció el crimen a la policía de su retoña, de 4 años de edad.

Descuartizó a su hijita y la metió a un congelador

En esta casa la mujer cometió el brutal ataque a su hija. Todavía no explica su macabro actuar
.

BRUSELAS.- Primero la estranguló y después la descuartizó. Luego guardó cada parte del cuerpo en bolsas, las que finalmente escondió en el refrigerador de su casa. Ese fue el relato de una madre de Bélgica cuando fue interrogada por la policía sobre el crimen de su pequeña de 4 añitos.

El cuerpo de la menor, identificada como Diana Farkas, fue encontrado en el domicilio de su madre, ubicado en la localidad de Chatelineu, luego que la escuela donde asistía denunciara su desaparición, según consigna la agencia EFE.

Durante el primer registro realizado este martes al domicilio de la madre, identificada como Juliana Santana, la policía encontró en una lavadora ropa ensangrentada perteneciente a la niña y a una persona adulta. Aunque los investigadores abrieron los cajones del congelador, no vieron los restos de la pequeña, que habían sido disimulados detrás de varias bolsas de alimentos, según la información entregada por el fiscal que investiga el caso.

La policía aún no encuentra el arma que sirvió para descuartizar a la pequeña, pero los expertos presumen que se trataría de un cuchillo. En este sentido, la acusada comparecerá ante el juez de instrucción, que previsiblemente dictará una orden de detención contra ella.


Las distintas versiones sobre los hechos facilitadas por la madre la habían convertido en la principal sospechosa y habían motivado que permaneciera retenida desde el lunes, a pesar de no haber sido acusada formalmente ni haber sido dictada contra ella ninguna orden de arresto.

En un primer momento, la mujer declaró haber dejado a la niña el lunes por la mañana en la escuela, sin saber que ese día la clase se había trasladado a otro lugar. Sin embargo, después cambió de versión y dijo que la niña había desaparecido de su auto, estacionado en un supermercado cercano a su vivienda, mientras se ausentó para hacer compras.