Montó local de perros calientes, hamburguesas y ¿Sexo?


La crisis económica y una fuerte competencia empujaron a los propietarios de los puestos de alimentos a tomar medidas desesperadas… y también creativas.

Es el caso de la estadounidense Catherine Scalia, de Long Island, instaló un puesto de comida para vender hot dogs, hamburgers y sexo.

La mujer de 45 años fue detenida por un agente encubierto, quien compró comida en el lugar y a quien ella ofreció, por 50 dólares extras, sus servicios sexuales.

La noticia cobró notoriedad e hizo que la “Hot Dog Hooker”, como la llaman ahora, ganara popularidad. Cuando fue liberada, la esperaron en la puerta decenas de periodistas y fanáticos. Ella salió sonriendo, aplaudiendo y agarrándose los senos.

“Soy sexy y lo sé. Si Pamela Anderson puede mostrar su vagina, yo también puedo”, afirmó Scalia.

Catherine aseguró que su puesto de comida seguiría abierto para “hacer negocios”. Tres horas después de su reapertura, la policía lo clausuró, informó la página Minutouno.com.