Los abogados de Megaupload afirman que EEUU no puede acusar a la empresa porque su sede está en Hong Kong
Los letrados aseguran que "las leyes del país dicen que no se puede acusar y notificar a una empresa que no tiene presencia en el territorio", por lo que creen que el caso debería cerrarse.

Los abogados de Megaupload, la empresa de compartición de archivos en Internet que ha sido acusada de violar el copyright y de piratería informática, han tratado de paralizar el caso en Estados Unidos al afirmar que las autoridades federales de este país no pueden imputar ningún delito a la compañía porque su sede está en Hong Kong.

Antes de que fuera cerrada, el pasado enero, Megaupload era una de las páginas web más populares del mundo y millones de usuarios almacenaban y se descargaban datos a través de sus servidores, de forma gratuita o pagando. El FBI asegura que el creador de Megaupload, Kim Dotcom, ideó un sistema con el que ganó más de 175 millones de dólares en solo unos años mediante la copia y la distribución de música, películas y otros contenidos con derechos de autor sin estar autorizado para ello.

Ira Rothken, abogado de la empresa en Estados Unidos, ha informado este jueves de que ha presentado a las autoridades judiciales unos documentos en los que se señala que las autoridades federales no pueden acusar a Megaupload porque su sede está en Hong Kong y que nunca les han presentado documentos oficialmente.

También ha presentado una solicitud para que se desbloqueen los fondos de la compañía que se encuentran congelados en Estados Unidos, que los acusados podrían utilizar para pagar a sus abogados. El pasado enero, los activos de Megaupload fueron incautados y sus responsables en Nueva Zelanda y Países Bajos fueron detenidos en cumplimiento de las órdenes de arresto emitidas por el FBI, que considera que han blanqueado dinero, realizado actos de piratería en Internet y compartido archivos ilegalmente.

Pero Rothken ha indicado que el FBI ha cometido un error fundamental porque "las leyes de Estados Unidos dicen que no se puede acusar y notificar a una empresa que no tiene presencia en Estados Unidos". Por este motivo cree que el caso contra Megaupload y sus ejecutivos, que ha sido "defectuoso" desde el principio, debería cerrarse.

Dotcom pasó casi un mes en prisión después de que la Policía de Nueva Zelanda lo detuviera en su lujosa mansión, pero luego consiguió la libertad bajo fianza. Estados Unidos ha solicitado su extradición y la de otros tres directivos de Megaupload. La compañía mantiene que simplemente ofrecía espacio de almacenamiento en Internet y que las empresas de la industria musical y cinematográfica tuvieron muchas oportunidades para poder retirar el material ilegal.