Los divorcios suelen ser feos, dolorosos y hasta violentos. Las razones pueden ser muchas y muy variadas. Pero este caso supera todo lo conocido. David Icke se separó de su mujer, Pamela Leigh Richards, porque cree que ella es ¡extraterrestre!.
“No puede definirme, cree que tal vez sea reptiliana”, le dijo Leigh Richards al Daily Mail. Según ella misma contó, Icke comenzó a dudar de su origen hace un par de años. Sin embargo, ella asegura que es humana. De no creer.

Aunque no niega las teorías de su esposo sobre los reptilianos y su hegemonía sobre nuestra raza (ella nació y creció en bases militares, su padre fue piloto de guerra; pero Icke dice, justamente, que la milicia está dominada por los reptilianos).

Se divorció porque su mujer era un extraterrestre
Pamela y David se conocieron en Jamaica en 1997. Una psíquica le había anticipado a Icke que conocería a una mujer estadounidense en su viaje. Pero, evidentemente, no le anticipó de que planeta sería lo que él creyó, iba a tratarse del amor de su vida.

La real teoría de Icke es otra. Para él, su ahora ex esposa, estaba tras su dinero. Él es un hombre que atrae grandes masas a escuchar sus charlas. Icke está haciendo una gira mundial. En noviembre, cientos de fanáticos agotaron las entradas por las que pagaron hasta 50 dólares para escucharlo en un teatro del Times Square, en Nueva York.