Para salir de la quiebra, la mujer aceptó una oferta, primero para posar en topless, y ahora para hacer un video de alto calibre en la que se la verá en escenas muy jugadas, obviamente no aptas para menores.

La octomadre debutó en el cine porno

Nadya Suleman se hizo conocidal cuando dio a luz a octillizos, en enero de 2009. Para ese entonces, ya tenía otros seis hijos pequeños y estaba desempleada. La historia copó rápidamente los titulares del mundo y no pasó mucho tiempo hasta que Nadya se convirtió en "la Octomamá", un derivado del apodo original en inglés, Octomom.

Si bien al principio Nadya logró acumular unos buenos billetes con su historia -y encender varios debates sobre la fertilización asistida-, criar 14 hijos con un solo ingreso económico se hizo cada vez más difícil y las deudas se empezaron a apilar.

En mayo, dijo que debía alrededor de 1 millón de dólares a diferentes entidades crediticias y se declaró en bancarrota.

Para salir de la quiebra, la mujer aceptó una oferta, primero para posar en topless, y ahora para hacer un video de alto calibre en la que se la verá en escenas muy jugadas, obviamente no aptas para menores.

Según sus propias palabras, el material -que se estrenará a mediados de julio en un sitio online- está quedando "muy bueno" y no es pornográfico porque no hay relaciones sexuales en el estricto sentido de la expresión.


Cine

porno