BOGOTÁ.- Denuncian al dirigente de la iglesia Salem, Álvaro Gómez Torres, de violación de 27 jovencitas de entre 13 y 18 años de edad.


"Pastor" violaba a sus feligreses adolescentes


chantas


religiosos



2



3







Agencias
BOGOTÁ, Colombia.- La Red de Apoyo para Víctimas de Sectas denunció al pastor de la iglesia Salem, Álvaro Gómez Torres, de la violación de 27 adolescentes, entre 13 y 18 años de edad, en la sureña ciudad de Pasto, informó ayer el diario El Tiempo, según publica Notimex.

El presidente de la ONG, Héctor Navarro, contó al rotativo que el pastor, cuyo paradero se desconoce, "dejaba tocando el saxofón en los últimos 15 minutos de sus sesiones -miércoles, sábados y domingos- y se iba a su oficina para cometer los actos aberrantes de sexo con una niña mientras otra observaba".

Mientras el pastor tenía sexo en su oficina de la iglesia, "los feligreses estaban cantando alabanzas al Señor", narró el dirigente de la ONG Red de Apoyo para las Víctimas de Sectas.

Navarro agregó que el pastor les decía a sus víctimas que, de negarse a sus requerimientos, les "caería la maldición de Judas, y contra sus familias van a caer las siete plagas de Egipto".

Un grupo de trabajadores de la iglesia, que sospechaban de los abusos del pastor, grabó con una cámara oculta las acciones de Gómez Torres y entregó las cintas a la Fiscalía para que las utilice como prueba.

Acercamiento paulatino

De acuerdo con el sitio http://www.taringa.net, Navarro señaló que, según las investigaciones, Alvaro Gómez Torres iniciaba con las víctimas escogidas un acercamiento paulatino, mediante caricias fraternales, besos en la frente, luego en la mejilla posteriormente en la boca hasta llegar a besos profundos.

Una de las formas perversas que utilizaba era llamar por teléfono a sus victimas y darles indicaciones precisas como "acaríciate los pechos y luego les daba indicaciones eróticas como ahora estoy contigo ahora sobre ti siénteme te estoy penetrando entre otras cosas, manifestando que ese fue un acto sexual espiritual y que con mismo, les había transmitido el espíritu de Dios.

Igualmente Navarro aseguró que las relaciones sexuales las realizaba en un cuarto del mismo templo en la oficina ubicada al lado del mismo escenario llamado el Salón de los Niños.

La primera hora del culto es dedicada a las canciones de adoración de alabanza en el ultimo cuarto de hora el pastor deja de tocar el saxofón y se mete salón de los niños, las victimas están dentro del cuarto allí en 15 minutos les pide a las niñas que se despojen de sus ropas diciéndoles previamente que no usaran sostén ni interiores, solamente una faldita.