Aclaracion importante: tomado de un medio derechista gallego, mucho ojo.





Cristina Fernández planea expropiar las empresas españolas del juego




Las renacionalizaciones del Gobierno argentino ya tendrían en la mira a su próximo objetivo: el mundo del juego y las apuestas, después de haber expropiado la petrolera YPF a Repsol. Es un sector liderado por dos empresas españolas: Compañía Internacional de Recreativos S.A. (Cirsa) y Compañía de Recreativos Españoles (Codere).



Cristina planea expropiar las empresas españolas de juego




Según reveló el periódico opositor 'Clarín', la presidenta peronista Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner, analiza volver a la propiedad estatal de los casinos y bingos, que fueron privatizados mediante concesiones públicas durante el neoliberalismo imperante en los años '90, por el entonces mandatario, Carlos Menem, también peronista.

El juego en Argentina es un negocio boyante que mueve unos 10.000 millones de euros al año, en un cálculo promedio ya que no hay cifras documentadas, barajó el periódico. Por ejemplo, una sola máquina tragaperras arroja de beneficio unos 300 euros al día y funcionan decenas de miles en casinos y bingos.

Ese botín se presenta como un bocado apetitoso para el Gobierno que necesita dinero fresco en las arcas públicas. Según 'Clarín', los concesionarios Cirsa, Codere y otros "no verían con malos ojos" la eventual renacionalización, previo pago del resarcimiento, porque "el juego está cayendo, hay una retracción del 30 o 40%".

Los beneficiarios

Desde 1999 Cirsa explota el mayor casino de la capital argentina, que funciona en los barcos 'Estrella de la Fortuna' y 'Princess', ambos amarrados en el puerto de la ciudad. También posee una parte del casino del hipódromo del barrio de Palermo. En ambos tiene como socio al empresario argentino Cristóbal López.

López es hijo de almerienses, o sea medio paisano de Manuel Lao Hernández, el dueño de Cirsa. Nació en la provincia patagónica de Chubut y trabajaba de camionero. Hasta que conoció a Néstor Kirchner y, según la prensa, gracias a esa relación llegó a ser el magnate que es hoy, incluso posee pozos petroleros, canales de televisión y diarios.

Codere, de José Martínez Sampedro y los hermanos Jesús y Joaquín Franco, también desembarcó en la década de los '90 abriendo el primer bingo en Banfield, localidad del cinturón urbano. Aún auspicia al equipo de fútbol homónimo que milita en la primera división. Y controla la mayoría de bingos de la provincia de Buenos Aires.